lunes, 21 de diciembre de 2009

A propósito, de un enojo justificado

por Erica Solange Scheller
Este artículo va como opinión de respuesta, y argumento que suma razones muy interesantes, a: "Un enojo justificado" de Alberto Colella

Si yo tuviera que hablar de enojo, seria mas que nada a la Sociedad, por ser incapaz de interiorizarce y sacar por si sola sus conclusiones.

La Sociedad esta acostumbrada a que la política o mejor dicho los medios compaginen su pensamiento.

Los políticos obran de acuerdo al reclamo social o ciudadano, cuando se ven exigidos por un pueblo que en su mayoría permanece despierto e informado.

Lamentablemente los ciudadanos argentinos se ha formado en un cuarto de siglo con un contenido falso de la realidad o con una historia falsa del pasado argentino, tal vez porque le resulta mas fácil recriminar o culpar siempre a los mismos que reflexionar a la clase política que fue su elegido candidato político y representante.

Echarle la culpa al pasado por su propia ineficiencia de pensamiento, ha de ser una tarea simple, del cual sin responsabilidades se mantiene y alejado de su compromiso a la hora de mirar los resultados que en el presente comienzan a ser un tema de conflicto.

Hablar de Educacion, Salud, Justicia y Seguridad, son temas que la clase política aun no ha tenido respuestas en todos estos tiempos que llevamos "bajo el amparo" de una supuesta Democracia.

Ningún político quiere tener costo alguno en su proceder ante los temas mas preocupantes. Querer ser amigo del bien y del mal es una tarea mas que difícil te diría que imposible de poder concretar.

Y por ello los resultados no fueron buenos porque ante este escenario se mantuvo mas el mal Corrupto del cual se busco defender a todo lo que es ilegal y delictivo y defender una política de auto destrucción en los Valores.

Esos valores a los cuales nos mantienen en un limite para que nadie traspase esa barrera y podamos convivir en una sociedad mas justa y del respeto a las libertades, donde la justicia sea un espacio de la verdad y justicia legal.

Los argentinos están acostumbrados a que la clase política sea la que resuelva los problemas de todos, y los resultados que estamos obteniendo es que la clase política que esta en el poder están muchos involucrados con la corrupción.

Para ellos ha sido un gran discurso llevar esas políticas de los Derechos Humanos y convencer a la sociedad que los peores enemigos han sido las Constituciones Militares cuando vivimos en la Dictadura.

Eso se ve que al pueblo lo convenció y lo tiene en su pensamiento como una convicción del cual jamas le intereso saber que fue lo que sucedió en aquellos tiempos, porque fue una manera de quitarse las responsabilidades de encima y no tener que pensar a la hora de elegir a sus representantes.

Pero que sucede cuando comienzan a ocurrir hechos que los hace sentir a los ciudadanos la inseguridad que hoy vivimos?

Lamentablemente aun siguen siendo pocos ya que el ciudadano aun se mantiene alejado al resto que en estado de indefensa y donde su reclamo no es atendido debidamente, porque los jueces no son independientes y porque la política que hoy se defiende es la defensa del delito y del asesino porque los Derechos humanos sigue siendo el fundamento de este modelo Político el cual llego con el apoyo y unión de estos grandes delincuentes que en su pasado fueron nada mas ni nada menos que Grupos armados Terroristas.

Pero se ve que al pueblo eso poco le intereso, ya que la falta de información, mas la falta de su propio compromiso lo lleva a ser un Pueblo de Ignorantes que repiten de manera infantil un pasado ya vivido, sin curar y cicatrizar las heridas y sin tener un diagnostico profundo del porque tuvimos una lucha antisubversiva.

Es un Pueblo joven que no creció con su Historia, no logro comprender su pasado y su presente quedara perdido sin oportunidades mientras que no existan políticas de reconstrucción de la Historia con toda su verdad y con toda las partes que fueron en su época, tanto Políticos, Jueces, Agrupaciones Guerrilleras como Montoneros y Erpianos, y con todos los Hombres Uniformados de las FFAA y FS que en aquel entonces estuvo en sus cargos durante todo el periodo del enfrentamiento, mejor dicho desde el inicio de los 70.

Seria bueno que los argentinos pudieran reaccionar, pero sin ayuda política y de los medios de comunicacion sera imposible, y lamentablemente sucederán hechos terribles en nuestro país por la falta de Memoria y de responsabilidad ciudadana.

Por ello, el poder tomar conciencia es uno de los primeros pasos para la Reconstrucción de nuestra República, donde las Libertades no estén acorraladas y no seamos esclavos a ciertos políticos o inventores de la Destrucción de la Democracia.

Depende de uno mismo el comenzar a participar en la lucha por la conciencia y el respeto a las reglas Constitucionales , sin que nadie pretenda pasar por encima de ellas.

1 comentario:

  1. Cuando hablamos de sociedad, involucramos a todos los sectores de ella, y tiene razón Erica, están todos involucrados, en el dominio institucional, evidentemente existe un gran vacío de aciertos, con un plan montado casí a propósito donde la crisis global sirve de gran pantalla para subvertir todo orden, quedando el ciudadano indefenso totalmente para actuar, dado la suma de cuestiones que tornan más difícil su libre pensamiento y acción; la inseguridad, la devaluación permanente del poder adquisitivo, la escalada de precios del mercado interno ante la competencia de los cada vez más aventajados emporios de otros países que se intalan permanentemente, el diario desencuentro entre nosotros mismos, provocado incluso de manera artera por nuestros dirigentes, quienen visten camisetas partidarias en lugar de tomar la posta como argentinos, cuidando a quienes depositaron en ellos su confianza.
    Es cierto también que todo tiene una relación histórica, pero indagar la historia hoy, sería como resucitar a los muertos habiendo tanto ´para hacer, el momento actal exige políticas que modifiquen el rumbo, antes del desastre, políticas que contribuyan a la generación de empleos dignos donde se retome el valor del esfuerzo en el trabajo en pos de objetivos de grandeza personal y por ende del país.
    Décadas atrás, hablabamos de una generación desaparecida, hoy creo debemos hablar de una generación formada con probidad y competencia desestimada.
    Es cierto que algunos estamos enojados y esto se trasunta en escrito, si leemos los diarios nos daremos cuenta de este estado emocional.
    Quizás no todos sirvamos para tomar un bombo y salir de piquete, cada uno labra su vida con el cincel que maneja mejor.
    Tampoco la prensa o los medios de comunicación pueden ser nuestra bandera emisora, hoy asistimos a hechos ya vividos, pero los actores no son los mismos ni la situación es la misma.
    Es bueno tener una sólida formación intelectual y trayectoria cultural, ello nos crea un compromiso con los demás pero ¿acaso estamos excentos de nuestros prios cuestionamientos y miedos?, la vida del ser humano como la naturaleza tiene sus ciclos y ellos condicionan nuestra acción quizás la clave está en saber potenciar nuestras fortalezas y conocimientos para dar soluciones que nos ubiquen como seres trascendentes.
    El amor a nuestro prójimo, la aceptación de las individualidades y la unión de todos en pos de la calidad de vida que pretendemos es lo único que nos dará valor para seguir y concretar lo que llamamos nuestro sueño.
    STELLA MARIS ROMAÑA

    ResponderEliminar