domingo, 2 de diciembre de 2012

El Jarrón



Qué habrá dentro del jarrón
que me hace imaginar cosas?
Proyecta una imagen curiosa
cual fantasma que emerge de las sombras.


Lo usan para poner cenizas,
cenizas de cuerpos consumidos
que ya no esperan la vida.

Guardaban también las viseras
de aquellos embalsamados
que en su pseuda divinidad morían.

Guardaban recuerdos y joyas,
cual nueva arca de una alianza vieja
entre el hombre y el mundo.

Se guardan fortunas mal habidas,
drogas escondidas,
miserias y vergüenzas.

El hombre quería ser jarrón,
para guardar en sí la riqueza
que le prolongue la vida.

El hombre no supo hacerlo,
entonces se valió de un jarrón,
cual nueva imagen del hombre que moría.

El hombre ha muerto en su miseria
y el jarrón vive
proyectando su contorno miserable
de aquel quien quiso ser pero no pudo.

El hombre ya no está
pero el jarrón proyecta su semblante,
con espíritu de cenizas, viseras corrompidas,
dineros mal habidos, drogas, miserias y vergüenzas.

Pero... ni siquiera es un jarrón,
sino, la vieja tapa de un termo.
¡Vaya mi ilusión de querer magnificarlo!

Juan C. Starchevich

2 comentarios:

  1. Conocía la foto del Jarrón. No me detuve lo suficiente y recién ahora caigo que solo es la vieja tapa de un termo. Excelente su imaginación.

    ResponderEliminar
  2. No es ni un jarrón, ni la tapa de un termo. Es la obra de un artista, Santiago Rey.

    ResponderEliminar