lunes, 8 de marzo de 2010

¿Saben rezar el Rosario?

En estos tiempos lo estoy rezando todos los días (Juan C Starchevich).
¿Cuál es el origen del Santo Rosario? ¿Quién lo “inventó”? No ha sido creación humana, al modo que lo rezamos hoy, fue la misma Virgen María quién se lo dio a Santo Domingo cuando él estaba rezando en un bosque próximo a Tolosa, durante tres días, con ayunos y grandes penitencias, por los grandes crímenes que se cometían e imposibilitaban la conversión de los albigenses. Se lo ha entregado como herramienta para convertir los corazones más endurecidos y para la conversión de los herejes. Lo pueden ver en detalle en “El admirable secreto del Santo Rosario” de San Luis Ma. Grignion de Montfort.

El Santo Rosario es la oración más poderosa del cristiano, o ¿por qué creen que muchos enseñan a ignorar a la Virgen María?, porque con el rosario se vence al mundo, y se convierten hasta los más duros. ¡¡¡A rezar con alegría y mucha fe!!!

Antes de mostrarles la forma del rezo, les cuento el significado, para que lo recen bien.

El Rosario encierra dos realidades: la oración mental y la vocal.
La oración mental:
es la meditación de los principales misterios de la vida, muerte y gloria de Jesucristo y de su santísima Madre.
La oración vocal:
Consiste en recitar cinco misterios, pertenecientes a ese día, siendo que cada misterio se compone de: 1 padrenuestro, 10 avemarías y 1 gloria.
Significa que en el mismo rezo van las dos oraciones, la mental y vocal.
Mientras se recitan el padrenuestro, avemarías y gloria, se va “pensando”, en el misterio correspondiente.

Los Misterios del Santo Rosario son: de gozo, de luz, de dolor, de gloria... 

Estos se distribuyen a lo largo de toda la semana, de esta manera:
  • Lunes: Misterios gozosos
  • Martes: Misterios de la Caridad
  • Miércoles: Misterios de la Santísima Trinidad
  • Jueves: Misterios luminosos
  • Viernes: Misterios Dolorosos
  • Sábado: Misterios de la Esperanza
  • Domingo: Misterios Gloriosos


Lunes: Misterios Gozosos:
*(virtud sugerida a pedir en cada misterio)
  1. La Anunciación y Encarnación del Verbo Divino.
    (La obediencia)
  2. La Visitación de María a su prima Isabel.
    (Amor al prójimo)
  3. El nacimiento del Hijo de Dios (La Navidad).
    (El desprendimiento)
  4. La Presentación del Niño Jesús en el Templo.
    (Pureza de intención)
  5. El Niño perdido y hallado en el Templo.
    (Sabiduría en las cosas de Dios)
Martes: Misterios de la Caridad: 
  1. Las Bienaventuranzas y la multiplicación de los panes y peces.
    (Denle ustedes de comer)
  2. El encuentro de María Magdalena con Jesús.
    (Lavó los piés de Jesús con sus lágrimas, los secó con sus cabellos...)
  3. Jesús se da a nosotros en el pan y en el vino.
    (Última cena)
  4. La oración de Jesús por su pueblo santo.
    (San Juan Cap. 17)
  5. Palabras y oraciones de Jesús en la cruz.
    (El perdón, Redención, María Madre de todos los hombres)
Miércoles: Misterios de la Santísima Trinidad: 
  1. La Creación del Universo.
    (Rezamos con los Serafines, Querubines y Tronos)
  2. La Purificación del Pueblo de Dios.
    (Rezamos con los santos patriarcas, profetas, jueces, reyes y almas del purgatorio)
  3. Jesús nos da Un Mandamiento Nuevo (Amaos los unos a los otros como yo os he amado).
    (Rezamos con las Dominaciones, Virtudes y Potestades)
  4. Iglesia, Vientre de María Gloriosa embarazada de Eucaristía.
    (Rezamos con todos los bienaventurados del cielo, los Santos Apóstoles, Santos Mártires.
    Nos unimos en comunión a todas las misas que se están celebrando en el mundo en este momento.
    Nos unimos en comunión a las oraciones que todos los cristianos están rezando en este momento en todo el mundo)

  5. La Parusía (Segunda venida de Jesús en Gloria).
    (Rezamos con los Principados, Arcángeles y Ángeles)
Jueves: Misterios de la Luz:
*(virtud sugerida a pedir en cada misterio)
  1. Bautismo de Jesús en el Jordán.
    (2 Co 5, 21; Mt 3, 17) (Fidelidad a la Iglesia Católica y sus Preceptos)
  2. Su autorrevelación en las bodas de Caná.
    (Jn 2, 1-12) (Hacer lo que Jesús nos pide)
  3. Su anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión.
    (Mc 1, 15; Mc 2, 3-13; Lc 47-48) (Vivir plenamente los Sacramentos)
  4. Su Transfiguración.
    (Lc 9, 35) (Deseo del Reino de Dios en la tierra)
  5. Institución de la Eucaristía, expresión sacramental del misterio pascual.
    (Jn 13, 1) (Deseo de asistir y vivir la misa)
Viernes: Misterios Dolorosos: 
*(virtud sugerida a pedir en cada misterio)
  1. La Oración de Jesús en el Huerto de los Olivos.
    (Verdadero arrepentimiento de los pecados)
  2. La Flagelación de nuestro Señor Jesucristo.
    (Espíritu de sacrificio)
  3. La Coronación de espinas.
    (Desapego a lo material)
  4. Jesús es condenado a muerte y va con la Cruz acuestas.
    (Paciencia por mi cruz)
  5. La Crucifixión y Muerte de Jesús.
    (Generosidad)
Sábado: Misterios de la Esperanza: 
  1. La vigilia del anuncio del ángel.
    (Esperanza en el corazón de la Virgen Niña hasta unos instantes antes del anuncio del ángel)
  2. La vigilia del nacimiento de Jesús.
    (Durante su embarazo hasta instantes del nacimiento)
  3. La vigilia del anuncio del Reino de Dios.
    (Durante el crecimiento del niño Jesús hasta instantes del anuncio del Reino)
  4. La vigilia de la Resurrección.
    (Durante todo el sábado hasta instantes de la Resurrección)
  5. La vigilia de la venida del Espíritu Santo.
    (Desde la Ascensión de Cristo hasta instantes de la venida del Espíritu Santo en Pentecostés)
Domingo: Misterios Gloriosos: 
*(virtud sugerida a pedir en cada misterio)
  1. La Resurrección de nuestro Señor Jesucristo.
    (Fe, Esperanza y Caridad)
  2. La Ascensión del Señor a los cielos.
    (Deseo de ir al Cielo)
  3. La Venida del Espíritu Santo.
    (Deseo de vivir en Gracia de Dios)
  4. La Asunción de Nuestra Señora a los Cielos.
    (Amor a María)
  5. La Coronación de María Santísima en los Cielos.
    (Perseverancia)

En la Biblia, se encuentran explicados cada uno de estos misterios. Leer, en el Nuevo Testamento, los cuatro evangelios: de Juan, Lucas, Marcos y Mateo.

Vamos a la forma

Con el rosario en mano:
  1. Se hace la señal de la cruz: "en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén".
  2. Se pide perdón por los pecados: Se reza el “Pésame”
  3. Se dicen las intenciones, personales y generales, por la cual se reza el Rosario.
    * Una sugerencia: las mejores intenciones a rezar son:
    • En desagravio a la Santísima Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo, Dios único y eterno en tres divinas personas, por todas las ofensas de aquellos que no lo quieren, niegan, rechazan e insultan a Dios). Amamos a Dios por todos aquellos que no lo hacen. Esto es "realmente Justo y Necesario". "Buscamos el Reino de Dios y su Justicia". 
    • En desagravio a la Santísima Virgen María (por tantos agravios y desprecios que la gente le hace. La amamos, por todos aquellos que no lo hacen). "Nos reconciliamos con el Hombre", por ser María, la Madre de Dios hecho Hombre. La agraviamos cuando pecamos en contra de la pureza, con tanta prostitución, homosexualidad y pornografía; cuando matamos niños con el aborto; por tantos abandonados, ultrajados, mutilados, olvidados, violencias, marginación, guerras… por acción u omisión en todas estas cosas… Esta intención nos conduce al compromiso social y misionero. "Procuramos el Reino de Dios y su Justicia".
    • Pedir a Dios el Espíritu Santo y que nos derrame, sus siete dones: Sabiduría, Entendimiento, Consejo, Ciencia, Fortaleza, Piedad y Temor de Dios. "Nos reconciliamos con nosotros mismos".
      Esto significa:
      desagravio a nosotros mismos, por las tantas veces que hemos atentado en contra nuestra rechazando el don de Dios, pues, con cada pecado que cometemos nos vamos despreciando, lastimando, y lo más importante, perdemos la Gracia de Dios y su presencia, nos llenamos de tristezas, vacios, oscuridades, desesperanzas, agonías, frialdades. O sea que somos culpables de causarnos daño, y debemos recordar que no nos pertenecemos a nosotros mismos sino a Dios. Todas las almas le pertenecen a Él, por lo tanto no tenemos derecho de causarnos daño, y mucho menos de condenarnos eternamente. Entonces, al pedir el Espíritu Santo y sus dones, lo invitamos nuevamente a habitar en nuestro corazón, le estamos entregando nuestra vida para que nuestro Señor complete en nosotros, como arcilla en mano del alfarero, su obra de santificación, alegría, felicidad, luz, verdad… De este modo, logramos la paz con "el Reino de Dios y su Justicia".
      * Todo el resto se nos da por añadidura, pues, con estas tres intenciones "buscamos el reino de Dios y su justicia". Miren los lirios del campo, no tejen ni hilan, pero ni siquiera el Rey Salomón en su máximo esplendor se ha vestido como uno de ellos... Las aves del cielo... y el Padre que está en el Cielo las alimenta y viste. ¿Acaso no hará más por vosotros, hombres de poca fe?
  4. Se ve qué misterios corresponden a este día.
  5. Se toma con los dedos al principio del Rosario; en el centro (al inicio de la coronilla) se anuncia el primer misterio, se reza 1 padrenuestro, luego en cada una de las 10 cuentas siguientes(bolillas) 1 avemaría, al final 1 gloria.
    - Luego se repiten los rezos en los cuatro misterios siguientes.
  6. Al finalizar el quinto misterio, se reza "el Salve"

  7. Al salir de la coronilla se rezan 1 padrenuestro, 3 avemarías y 1 gloria, por las intenciones del Papa.
  8. Al llegar a la cruz, se reza "el Credo", para finalizar con la "señal de la cruz".
    ¿Conocés las oraciones que se rezan?

    Pésame (para pedir perdón)

    Pésame Dios mío
    y me arrepiento de todo corazón de haberte ofendido.
    Pésame por el infierno que merecí
    y por el cielo que perdí;
    pero mucho más me pesa
    porque pecando ofendí un Dios tan bueno y tan grande como vos;
    antes querría haber muerto que haberte ofendido,
    y propongo firmemente no pecar más
    y evitar las ocasiones próximas de pecado.
    Amen
    Padre Nuestro

    Padre nuestro, que estás en el cielo,
    santificado sea tu Nombre;
    venga a nosotros tu Reino;
    hágase tu voluntad
    en la tierra como en el cielo.
    Danos hoy nuestro pan de cada día;
    perdona nuestras ofensas,
    como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;
    no nos dejes caer en la tentación,
    y líbranos del mal.
    Amén.

    Gloria

    Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
    Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos.
    Amén.
    (Podemos añadir, por las almas del Purgatorio, pedido por Nuestra Señora de Fátima a los pastorcitos):
    Oh Jesús mío, perdona nuestras culpas, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas y socorre, especialmente, a las más necesitadas de tu Misericordia.
    Ave María

    Dios te salve, María,
    llena eres de gracia;
    el Señor es contigo.
    Bendita Tú eres
    entre todas las mujeres,
    y bendito es el fruto de tu vientre,
    Jesús.
    Santa María, Madre de Dios,
    ruega por nosotros, pecadores,
    ahora y en la hora de nuestra muerte.
    Amén.

    El Credo

    Creo en Dios,
    Padre Todopoderoso,
    Creador del cielo y de la tierra.
    Creo en Jesucristo,
    su único Hijo,
    Nuestro Señor,
    Que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo,
    nació de santa María Virgen,
    padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
    fue crucificado muerto y sepultado,
    descendió a los infiernos,
    al tercer día resucitó de entre los muertos,
    subió a los cielos
    y está sentado a la derecha de Dios,
    Padre Todopoderoso.
    Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

    Creo en el Espíritu Santo,
    la santa Iglesia católica,
    la comunión de los santos,
    el perdón de los pecados,
    la resurrección de la carne
    y la vida eterna.
    Amén.

    El Salve

    Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,
    vida, dulzura y esperanza nuestra;
    Dios te salve.
    A ti llamamos los desterrados hijos de Eva;
    a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.
    Ea, pues, Señora, abogada nuestra,
    vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos;
    y después de este destierro,
    muéstranos a Jesús,
    fruto bendito de tu vientre.

    ¡Oh clementísima, oh piadosa,
    oh dulce Virgen María!

    Ruega por nosotros,
    Santa Madre de Dios,
    para que seamos dignos de alcanzar
    las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.
    Amén.


    ¿Te parece mucho? Originalmente se rezaban 15 misterios por día, hoy solo son 5. Quizás por eso había muchos santos... Podríamos volver a intentarlo... hoy habría más santos...

    A continuación encontrarás el relato del origen del Santo Rosario:



    Las quince promesas del Santo Rosario
    1º) El que me sirva rezando diariamente mi Rosario, recibirá cualquier gracia que me pida.

    2º) Prometo mi especialísima protección y grandes beneficios a los que devotamente recen mi Rosario.

    3º) El Rosario será un fortísimo escudo de defensa contra el infierno, destruirá los vicios, librará de los pecados y exterminará las herejías.

    4º) El Rosario hará germinar las virtudes y también hará que sus devotos obtengan la misericordia divina; sustituirá en el corazón de los hombres el amor del mundo por el amor a Dios y los elevará a desear las cosas celestiales y eternas. ¡Cuántas almas por este medio se santificarán!

    5º) El alma que se me encomiende por el Rosario no perecerá.

    6º) El que con devoción rezare mi Rosario, meditando los misterios, no se verá oprimido por la desgracia, ni morirá de muerte desgraciada; se convertirá, si es pecador; perseverará en la gracia, si es justo, y en todo caso será admitido a la vida eterna.

    7º) Los verdaderos devotos de mi Rosario no morirán sin auxilios de la Iglesia.

    8º) Quiero que todos los devotos de mi Rosario tenga en vida, y especialmente a la hora de la muerte, la luz y la plenitud de la gracia, y sean partícipes de los méritos de los bienaventurados.

    9º) Libraré pronto del purgatorio a las almas devotas del Rosario.

    10º) Los hijos verdaderos de mi Rosario gozarán en el cielo una gloria singular.

    11º) Todo lo que se me pidiere por medio del Rosario se alcanzará prontamente.

    12º) Socorreré en todas sus necesidades a los que propaguen mi Rosario.

    13º) Todos los que recen el Rosario tendrán por hermanos en la vida y en la muerte a los bienaventurados del cielo.

    14º) Los que rezan mi Rosario son todos hijos míos muy amados y hermanos de mi Unigénito Jesús.

    15º) La devoción al santo Rosario es una señal manifiesta de predestinación a la gloria eterna.

    ¿Sabés por qué se llama Rosario?

    Porque con cada Ave María le regalás una rosa a María, formando en conjunto una corona de rosas, que sus hijos ponen en la cabeza y corazón de su Santa Madre. Es una especial acción de amor y ternura que la llena de gozo, de luz, de gloria, y calma su dolor con el amor y la ternura de cada hijo que a su madre le regala una flor acariciándo su corazón.

    Y Con su amor, tu amor, y el amor de todos los que rezan, Ella se presenta (con todos nosotros), ante Dios, nuestro Señor, y ruega por todos nosotros intercediendo por todo aquello que nos hace falta.
    Por lo tanto, cada vez que iniciás el rezo del Rosario, tené la certeza que María está rezando contigo (al lado tuyo!!!)

    Cristo te necesita, con tu ayuda quiere redimir al mundo. María te necesita Quiere salvar a todas las almas para presentarlas como un ramillete de preciosas flores en el altar del Padre Eterno (con tu ayuda). ¡¡¡A rezar con fe y alegría!!!

    Editado el 03/01/10 - 01:59 hs


    --o--
    Los lectores también han leído los siguientes:
    --o--

    6 comentarios:

    1. Me ciento feliz de haber aprendido a rezar el Rosario,y no quisiera olvidar ni un dia, ni dejar de hacerlo, aunque no tengo palabras como hacer mis peticiones pienso q el Espiritud Santo me dara cada dia la sabiduria al orar.Te amo mi Se~or,te amo Santicima Madre.

      ResponderEliminar
    2. La virgen de Fátima pidió que se rezara, en el gloria, una oración por las almas del purgatorio. ¿la tenéis?

      ResponderEliminar
    3. (A pedido de la Virgen de Fátima), A continuación del Gloria se reza la siguiente oración: 'Oh Jesús mío, perdona nuestras culpas; líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas y socorre especialmente a las más necesitadas de tu Misericordia'.

      ResponderEliminar
    4. CLAUDIO FEDERICO ROMERO MOSSER10 de enero de 2012, 14:54

      EXCELENTE, EXCELENTE EXCELENTE ESTE BLOG.
      ME ENCANTARON LAS PAGINAS DEL ROSARIO, CON LOS MISTERIOS DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD, LOS MISTERIOS DE LA ESPERANZA Y LOS MISTERIOS DE LA CARIDAD.
      EL ROSARIO MUESTRA NUESTRA FE EN DIOS Y ENSALZA A MARÍA POR HAER SIDO ELEGIDA PARA COBIJAR A DIOS NIÑO EN SU SENO Y CRIARLO CON AMOR DE MADRE TAN ESPECIAL COMO SOLO ELLA PODÍA HACERLO.
      FELICITACIONES

      ResponderEliminar