viernes, 13 de mayo de 2011

¿Alfonsín es el padre de la democracia?

“¡Con la democracia se come! ¡Con la democracia se educa!, ¡se estudia, se cura, se trabaja,…!” conmoviendo a todo el pueblo mientras finalizaba recitando de memoria el Preámbulo de nuestra Constitución Nacional.

“¡La casa está en orden!” “¡Felices pascuas!”


Finalizando con un tímido “hasta luego”, a pocos instantes de entregar la banda presidencial al nuevo Presidente electo Carlos Saúl Menem, seis meses antes de concluir su mandato.


A río revuelto ganancia de pescadores, reza un dicho muy propio para este caso. Como, aparentemente, a nadie se le ha otorgado este título de modo preciso, entonces se actuó de modo precipitado y sin razón verdadera alguna, tal como los falsos números del índex que pretenden negar una gran inflación palpable y a la vista de todos los argentinos y del mundo, esta misma gente con un criterio semejante le otorga ese título al ex Presidente Raúl Alfonsín cuando ni siquiera para los radicales este hombre significaba algo. Todo esto solo fue una agachada de los Kirchner quizá para ridiculizar al peronismo mientras se ocupaban de desguazar al Partido Justicialista. Kirchner necesitaba el apoyo de los radicales y no le importó faltar nuevamente a la verdad; le ha hecho construir un busto de su imagen y hasta casi le rinden culto de adoración.

Ni el mismo Alfonsín se tragaba esto, siendo que ya era bastante viejo y se daba cuenta que le estaban tomando el pelo; pero igual aceptó esos falsos honores porque no tenía nada que perder. Los Radicales, ni lerdos ni perezosos tomaron esta mentira como verdad haciendo de esta falsedad su caballito de batalla y su bandera electoral sin tomar en cuenta que el radicalismo cuenta con verdaderos ideales en la historia que se han sostenido por sí mismos y no necesitan la aprobación ni el visto bueno de los Kirchner. ¿Qué les pasa a los radicales? ¿Se han olvidado de su historia y de su propio origen?

La democracia en nuestro país ha nacido con la libertad cuando nace nuestra Patria y la independencia. Todo esto se los debemos a nuestros grandes Próceres, como por ejemplo al General Don José de San Martín que es y será siempre el “Padre de la Patria” que con la total coherencia de su vida nos ha regalado la libertad, por eso es también coronado como nuestro “Libertador”, “El Santo de la Espada” y cuantos otros títulos que merecidamente lo tiene este gran hombre argentino. De este mismo modo podemos ver los ejemplos de Belgrano, Monteagudo, Sarmiento y tantos otros que son los que verdaderamente nos han “conseguido” la libertad, la soberanía, educación y ejemplos de ser humanos mediante una moralidad muy alta y una total entrega en beneficio de todos los argentinos. Ellos son los verdaderos “Padres de la Democracia” que nos han dado “servido” un país libre y grande para que luego a través de los tiempos todos nosotros conservemos sus logros como herencias suyas y lo hagamos más grande aún.
Y como dijo la compañera Stella Maris Romaña:
“No debemos olvidar la figura de Perón como demócrata a pesar de estar nutrido de las normas militares, pero en función de las grandes diferencias entre el conservadorismo patronal y la falta de derechos laborales del obrero luchó desde la Secretaría de Trabajo para que se reconozcan sus derechos y darles la dignidad que como seres humanos les cabía en bien de la igualdad. Que fue quien elaboró la Ley del peón para proteger al trabajador del campo, y que prefirió dejar su Presidencia a pesar de que contaba con el absoluto apoyo del pueblo, para que los argentinos no nos matáramos unos a otros, ejército y pueblo. Y la mayor prueba como demócrata, a pesar de lo desigual, pero ello significaba el restablecimiento de la igualdad del obrero, fue la Constitución del ’53, en la que el voto de un trabajador valía por dos. Evidentemente el Kirchnerismo no abreva las fuentes doctrinarias peronistas, sino vaya a saber que código de guerrilla que los mueve a violar no una norma doctrinaria peronista sino las establecidas por la ley y por la mera condición de humanidad cristiana”.

Me resulta muy injusto para nuestros próceres que se le quiera atribuir este título a Raúl Alfonsín, que nada tiene que ver con la democracia ni la libertad de nuestro pueblo. ¿No sabían que pocos días antes de las elecciones, cuando Isabel Perón era Presidente, hubo un golpe militar? Existe una grabación de Balbín que ha apoyado el golpe militar, él mismo lo confiesa, porque la Unión Cívica Radical, incluido Raúl Ricardo Alfonsín, fueron quienes golpearon las puertas de los cuarteles militares para dar ese golpe, además les han brindado todo el apoyo a los militares durante todo el proceso. En el proceso militar los peronistas estaban presos y los radicales tenían funciones gubernamentales ¿por qué será?

Además de esto, Alfonsín solo era importante durante el proceso militar, porque estando en plena democracia tuvo que abandonar el cargo de Presidente de la Nación antes de concluir su mandato porque era tan autoritario que no se bancaba ninguna crítica ni tampoco tenía la suficiente paciencia ni entereza de sugerir al pueblo a marchar hacia una dirección que ni siquiera él lo sabía. Era un cascarrabias que una vez con arrebato tomó el púlpito de una iglesia porque en un Tedeum el obispo pidió que se abandone la corrupción política. Era la época de los pollos de Mazzorín, de la ley de obediencia debida, de la hiperinflación, del estallido social, del intento de golpe militar, que si los peronistas no hubiesen intervenido hubiésemos tenido un nuevo proceso militar en la historia argentina, pero los militares no pueden gobernar solos, necesitan civiles y políticos que los acompañen y gobiernen con ellos, pero los peronistas no acompañamos estas cosas, entonces han fracasado en su intento. Esto no fue mérito de Alfonsín, sino de todo un pueblo que no quería nuevamente a los militares en el gobierno.

¿Se acuerdan del Congreso Pedagógico Nacional, bajo la presidencia de Alfonsín? ¡Chau moral y buenas costumbres! Desde aquí se comenzó a perder el respeto a los docentes, se eliminaron las reglas del estatuto docente conforme a la conducta de ellos. Los docentes han dejado de ser los buenos ejemplos a imitar. Alfonsín es también padre de esto, quizás por ello la mayoría de los docentes son radicales. ¿Alfonsín era radical demócrata o radical marxista? Todo su accionar tiene más tendencia contraria a lo demócrata. ¿Por qué Kirchner le hizo un monumento y le rindió honores, si la bandera del kirchnerismo está saturada de las imágenes del Che Guevara, Fidel Castro, Chávez y las Madres de Plaza de Mayo? Eliminaron las imágenes de Perón y Evita, el escudo y bandera peronistas, mientras le construyen un busto a Alfonsín ¿No les parece muy curioso esto?
Además de esto, vuelvo a citar a la compañera Stella Maris Romaña:
“El Congreso Pedagógico fue la antesala para que se probaran programas de estudios que habían fracasado en España pero que estaban en el paquete de aceptación para que Alfonsín obtuviera un préstamo del BID. Lo del Estatuto ¡JA! una mesa constituida por pensamientos de izquierda que ansiosos por demostrar su falsa igualdad quitaron al Docente su verdadero hacer de estudio y especialización equiparándolo a un trabajador de oficio, no menos digno pero por cierto con un hacer y preparación diferente. En esto fallamos nosotros en permitirlo. Ahora si son radicales la mayoría de los docentes ¿cómo lo permitieron? ¡! Doble JA ¡!”

Este es el problema de los radicales, atacan a la democracia pero luego pretenden atribuirse el título de defensores de ella, y más aún de “padres” de algo que ellos mismos han destruido. Y cuando está en sus manos no lo pueden conservar. Si los padres fuesen así con sus hijos, pobres hijos. Su padre los ha abandonado porque lloraban mucho de noche y no lo dejaban dormir tranquilo, pobre padre, él también tiene derecho a ser feliz.

¿Cuál es el mérito mayor de Alfonsín? Haber devuelto la presidencia al Partido Justicialista, que ya había ganado las elecciones pero no estaba preparado para comenzar tan apresuradamente antes del tiempo previsto por la Constitución Nacional.

¿Por qué lo llaman Padre de la Democracia si los propios radicales saben que no es cierto? ¿Honestidad? Un hombre honesto no se presenta para algo que no sabe cómo hacerle frente. Un hombre honesto no hubiese huido seis meses antes de su responsabilidad mientras el país hervía en hiperinflación y asaltos a supermercados por una sociedad desesperada que no tenía qué comer. Un verdadero líder, honesto, hubiese convocado con humildad a todos los sectores para solucionar estos problemas. Ningún capitán abandona el barco cuando este entra en problemas. Este barco solo comenzó a hundirse y tuvo que venir un nuevo capitán para ponerlo nuevamente en flote seguro y en buenas rutas de navegación, el Partido Justicialista.

Alfonsín nada tiene que ver con los méritos de la democracia, solo ganó las elecciones mediante una juventud que quería algo nuevo, pero luego quedó totalmente decepcionada. ¿Por qué creen que lo rescató el kirchnerismo? ¿Porque es un mal ejemplo para la democracia?

Juan C. Starchevich

diario

No hay comentarios.:

Publicar un comentario