viernes, 30 de julio de 2010

Informe Reservado

por Adam Pedrini (ex legislador chaqueño, Partido Justicialista, allá... cuando el peronismo era diferente...)

Títulos: Crecen las diferencias conyugales - Macri en su peor momento - La UCR ya calienta motores

Crecen las diferencias conyugales

• En círculos gubernamentales se viene insistiendo sobre crecientes discrepancias entre Néstor y Cristina sobre cuestiones estratégicas del rumbo político del oficialismo. Se dice que por primera vez desde que empezó su mandato, CFK está tomando, en algunos temas, cierta distancia con su marido. Aunque la coincidencia entre ambos en el plano ideológico es inalterable. Pero desde la celebración del Bicentenario la Presidenta entró en una etapa eufórica que la llevó a pensar seriamente en la reelección.

• Tal como lo venimos adelantando, Cristina cree que su presencia mueve multitudes y que el pueblo le está reconociendo las virtudes de su gestión de gobierno. Con esta euforia en su nivel más alto, crece el entusiasmo del llamado “Cristinismo” sobre todo desde que ella designó a Héctor Timerman. También es su decisión personal sostener a Amado Boudou y a Diego Bossio. Aníbal Fernández, por su parte, es el vocero mediático de esta nueva corriente que promueve la reelección de Cristina.

• Por eso fue la jefa de Estado quien esta vez arremetió con el jueguito de “la Pingüina o el Pingüino”. Por primera vez juega en pública con la posibilidad de quedarse cuatro años más en la Casa Rosada. Ayer él continuó con la movida y no descartó risueñamente una interna entre ambos. Los funcionarios y dirigentes que militan por la reelección consideran que Néstor le hizo daño a la gestión de su esposa. “Inconscientemente terminó boicoteando a Cristina y ella, en los momentos clave, aceptó someterse a su marido”, dice en la intimidad un hombre del oficialismo. Sin embargo, ella se ha recuperado en los últimos meses y ahora se anima a tomar cierta autonomía.

• No se trata de una pelea sin cuartel ni nada por el estilo. Conforman algo más que una pareja, son una sociedad política y comercial. Pero tiene enfoques disímiles sobre cuestiones metodológicas. La dureza y la confrontación no es una herramienta similar para ambos. Néstor golpea para negociar desde una posición de fuerza, en cambio ella no acepta la negociación posterior a un conflicto. Aunque parezca inusual, es más dura que su antecesor.

• Dicen que los primeros roces comenzaron con la pelea con el campo y el Grupo Clarín, la intensidad fue tal que ella se vio superada y acepto el sometimiento que le exigía Néstor pero también su estrategia errática. Así comenzó el “doble comando” que los llevó a la derrota electoral de junio del año pasado.

• Pero la relación de fuerzas ha cambiado. Ella manda y sus críticos dicen que “se le subieron los humos”. Aprovecha la debilidad política de él para sostener a ciertos funcionarios o abortar algunas ideas de su marido. El cristinismo se siente fortalecido con el desembarco de Timerman y la continuidad de Boudou, más allá de las críticas de Néstor a ambos. Mientras que funcionarios como Julio De Vido, José López, secretario de Obras Públicas, o Guillermo Moreno se llevan mal con los seguidores de la presidenta y quieren de vuelta a su jefe en el poder.

• También se habla de diferencias por la creación del nuevo Ministerio de Transportes que promovería Néstor contrariando la voluntad de Cristina. Ella se resiste al proyecto, porque se trata de una concesión que Kirchner le haría a Hugo Moyano. Es sabido que hoy la Secretaría de Transportes, a cargo de Juan Pablo Schiavi, se encuentra copada por funcionarios moyanistas. En su voracidad, el camionero siempre está insatisfecho y le factura cada vez más al gobierno por su apoyo irrestricto.

• Su aspiración de presidir el PJ bonaerense y hasta de ser candidato a gobernador se frustró. No sólo porque los intendentes justicialistas se oponen a la invasión sindical, sino porque los consultores del gobierno remarcan que la suerte electoral del kirchnerismo se juega en torno a reconquistar el voto de la clase media, particularmente en los grandes centros urbanos. En esta franja, la imagen de Moyano ahuyenta votos de un modo alarmante. Pero él va a presionar para conducir al peronismo de Buenos Aires.

• Sea como fuere, el camionero reclamaría como indemnización la creación del Ministerio de Transporte. Pero hay más, el jefe de la CGT puso el grito en el cielo cuando se enteró de que CFK había firmado en China un convenio multimillonario para modernizar y reequipar la red ferroviaria nacional. Se sabe que, en materia de fletes, los trenes tienen tarifas más baratas que los camiones. Con una red ferroviaria modernizada, las empresas que controlan los camioneros perderían una buena parte del mercado.

• El impulso a un proyecto de ley que despenalice el aborto, con el propósito de ganarse el favor de más sectores progresistas, como acaba de ocurrir con la aprobación del matrimonio homosexual, fue otro tema de conflicto entre los cónyuges. Néstor quiere esa ley como parte de su intento de reconciliación con los sectores medios urbanos y ella se opone enfáticamente a avanzar en esa dirección, por muy importantes que sean las urgencias electorales del oficialismo

• En el marco de su conocida postura antiabortista que ya desplegó durante la campaña electoral de las elecciones de 2007 que la depositaron en la Casa Rosada, ella marcó la cancha la semana pasada desde China. "Ya saben mi posición, es no y no", dijo muy molesta con las especulaciones de allegados a su esposo. Las turbulencias internas que genera en el gobierno este debate puso en el ojo de la tormenta al ministro de Salud, Juan Manzur, y al borde del despido a una funcionaria de esa cartera, la Coordinadora del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable, Paula Ferro.

• Fue después que Cristina ordenara una contundente marcha atrás con la difusión del protocolo que flexibiliza los requisitos legales para practicarse un aborto. Ese texto había sido difundido el martes en forma oficial en la página del ministerio, supuestamente con la firma del titular de la cartera. El miércoles Manzur tuvo que desmentir que haya autorizado con su firma esa publicación, y la guía fue rápidamente retirada de la página web.

• Por la tarde y mientras el tema provocaba un verdadero temblor interno en el gobierno, voceros de la Casa Rosada reconocían el malestar presidencial por la difusión de aquella guía, y le apuntaban todos los cañones a Ferro como la responsable de la maniobra. "Está con un pie afuera y otro adentro", graficó un confidente. Con todo, otras voces del oficialismo reconocen que el tema forma parte de los últimos debates en el gobierno y en la residencia de Olivos.

• No fue casual que una de las primeras que salió a respaldar las flexibilizaciones fuera Diana Conti, ultrakirchnerista que apoyaría avanzar hacia una despenalización del aborto tal como ocurre en otros países del mundo, por caso España. Sin saber que horas después ese texto sería desautorizado por orden de la presidenta, Conti dijo que la guía en cuestión "permite igualar a la mujer rica con la mujer pobre".

• La ley para despenalizar el aborto formaría parte de una suerte de Plan B ideado por el gobierno para el caso de que no se pudiera aprovechar políticamente --como finalmente ocurrió por la derrota del seleccionado de Diego Maradona-- el Mundial de Fútbol de Sudáfrica. Luego del matrimonio para personas del mismo sexo, algunos kirchneristas dicen que con movidas como esas podrían volver a seducir a sectores medios más orientados al progresismo.

• De todas formas, el debate entre la pareja presidencial va a continuar, más allá de las eventuales desmentidas, sin que la sangre llegue al río. Siempre se ponen de acuerdo pero las discusiones vienen incrementándose en los últimos meses, sobre todo desde que ella mide mejor en las encuestas que él. Esta de cuestión de alcoba es uno de los datos políticos más sobresalientes de la actual coyuntura. Conviene seguirlo con atención porque, como toda pareja que se precie, nunca van a discutir en público.

Macri en su peor momento

• La oposición al jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, frenó ayer el intento del PRO de aprobar el pedido de juicio político que impulsó el mandatario comunal por la causa de las escuchas ilegales y logró postergar tres semanas su definición. De todas formas, la semana concluye con un escenario un poco menos complicado para el ex presidente de Boca Juniors porque, luego de tantos errores cometidos, logró recuperar la iniciativa política con el sorpresivo cambio de escenario que motivó el “autojuicio”.

• Macri sabe que está entre la espada y la pared. Pero su ánimo se recuperó en las últimas horas con las encuestas que llegan a su despacho. Los primeros sondeos no muestran daños en su imagen luego de la ratificación del procesamiento por parte de la Cámara Federal. Incluso, la mayoría de los consultados creen que Kirchner está detrás de esta jugada judicial. Concretamente, la gente parece creerle a sus explicaciones.

• Si estos números preliminares se transforman en tendencia el escenario de adversidad puede impulsarlo con serias chances a la pelea presidencial. Obligado como nunca Mauricio ha decidido enfrentar al santacruceño y esa movida puede costarle cara o convertirlo en el preferido de aquellos muchos que quieren que los K se vayan en diciembre del año próximo. “Está tocado por la varita mágica, sin hacer mucho puede ser el sucesor de Cristina”, admite con resignación un peronista disidente.

• Su historia personal confirma esa apreciación. El chico privilegiado que se crió bajo la sombra de su padre se ha transformado en uno de los dirigentes políticos más populares de la Argentina. Pasó de hacerse famoso por ser víctima de un secuestro extorsivo a ser el presidente de Boca más exitoso en términos deportivos. Ganó más que el recordado Alberto J. Armando. Y casi con desgano llegó con una catarata de votos a la codiciada Jefatura de Gobierno porteña.

• Ahora aparece como la víctima de una novela de espías donde los K y parte de la oposición local se lo quieren llevar puesto. Y como si esto fuera poco, su padre ha decidido, con sus declaraciones extravagantes, optar por el esposo de la presidenta y dejarlo a la intemperie. Para algunos es una estrategia familiar y para otros una relación patológica que ya no tiene retorno. Sea como fuere, la tensión con Franco Macri lo ayuda porque su progenitor no tiene buena imagen en la sociedad y actúa como el kirchnerista más furioso.

• Todas estas contradicciones del gobernante al que no le gusta la política y que genera envidia entre sus pares y competidores le han dado popularidad y éxito. Ahora que enfrenta un momento muy difícil no sólo se alegra K, sino que respiran aliviados Eduardo Duhalde, Francisco De Narváez y Felipe Solá. En el fondo muchos de estos dirigentes lo subestiman políticamente pero temen que los derrote y que se quede con todo. En esta ocasión, precisamente, ha comenzado a jugar a todo o nada.

• Indudablemente Mauricio retomó la iniciativa y sorprendió a propios y extraños con la jugada de convocar al juicio político. Si de algo es totalmente consciente, es que para lograr su destitución, se diga lo que se diga en el juicio político, la oposición necesita mayoría especial, es decir que 40 de los 60 legisladores voten contra suyo. El oficialismo porteño cuenta hasta ahora con 24 votos propios y podrían sumar seis aliados. De esa manera la apuesta de Macri consistiría en alzarse con una victoria que lo perfile como intocable judicialmente, y con óptimo posicionamiento de cara a las elecciones presidenciales.

• Pero la realidad no es estática. Con la partida de los denarvaístas Daniel Amoroso y Mónica Lubertino muy fresca, ya comenzaron las versiones sobre nuevas posibles dimisiones en el bloque macrista de cara al proceso de juicio. Mientras en algunos medios apuntaron contra el presidente del bloque PRO, Cristian Ritondo, quien se encuentra de vacaciones con sus hijos en Estados Unidos pero sigue fiel a su jefe, otras versiones pusieron en duda la continuidad de los diputados Jorge Garayalde, Marta Varela, María Eugenia Rodríguez Araya y Diana Martínez Barrios, todos miembros de Recrear.

• Varela negó que haya pensado dejar el bloque. La misma lógica se aplicaría en el caso de Garayalde (quien estuvo firme durante la conferencia de prensa de este martes pese a que su mujer estaba a punto de dar a luz) y de Diana Martínez Barrios. Pero otros voceros dieron como posible el alejamiento de Rodríguez Araya aunque el vicepresidente primero, Oscar Moscariello, ratificó que no ha recibido ninguna comunicación oficial de la diputada que continúa con licencia por maternidad hasta fin de mes.

• Por otra parte, y como el PRO es una conjunción de espacios de diferentes orígenes, también hay otra corriente interna para tener en cuenta: los radicales macristas. Sin embargo, los tres legisladores de extracción radical no han dado ninguna señal de querer pegar el portazo, todo lo contrario. Sin embargo, en las últimas horas se comenta que Rodríguez Araya ya estaría fuera del macrismo y sería acompañada por otro legislador cuyo nombre no fue revelado. Podrían quedarse con 22 propios.

• No son pocos los que se enojaron con Ritondo por abandonar el barco en el momento más difícil y viajar a Disney. Sin embargo, la ausencia del hombre de Horacio Rodríguez Larreta en la Legislatura habría sido solo física. Desde Estados Unidos, Ritondo estuvo online con Moscariello, y paralelamente coordinó con Federico Pinedo la estrategia en el Congreso nacional para presionar a la SIDE.

• Desde el sector del bloque de legisladores que responde a Gabriela Michetti tienen una mirada conspirativa del faltazo del jefe de la bancada. Sostenían que la sugestiva ausencia de Ritondo, igual que Bruno Screnci que responde al ministro Diego Santilli y el radical Oscar Zago; además de María Eugenia Rodríguez Araya, a la sesión del martes fue el paso previo a romper con el bloque. Estas versiones afirman que esos diputados se irían con Amoroso al Peronismo Federal.

• Además, en el michettismo -y en otros sectores del macrismo- todavía siguen enojados por la conferencia de prensa que decidió dar Rodríguez Larreta, cuando se conoció el fallo de la Cámara Federal. Lo acusan de haber impuesto esa decisión - a la que tuvo que plegarse Michetti- sin estudiar un discurso apropiado y hasta cometer graves errores institucionales como dejar parado atrás suyo al vice de la Legislatura Oscar Moscariello, que en ese momento era el jefe de Gobierno de la Ciudad por la ausencia de Macri.

• De todas formas, esas especulaciones son exageradas y tienen más que ver con la pelea interna en el macrismo por la sucesión de Macri en la Jefatura de Gobierno. No cabe ninguna duda que Michetti ya ha decidido lanzar su postulación y se comenta que intenta sacar rédito político a que dos de sus hombres, Guillermo Montenegro y Mariano Naradosky han zafado de la causa judicial que jaquea al líder de PRO. Esta situación no sólo ha generado malestar entre las huestes de Rodríguez Larreta, sino que además ha provocado un gran enojo al propio Macri.

La UCR ya calienta motores

• En las últimas semanas los principales dirigentes radicales han empezado a moverse como aquellos que se sienten cerca del poder. La mayoría de ellos consideran que existen serias chances de que el candidato que lleven los comicios presidenciales pelea el ballotage con Kirchner. ¿Julio Cobos o Ricardo Alfonsín? Más allá de la apuesta que haga cada uno para esa contienda, todavía no se animan a afirmar quien puede ser el postulante más competitivo para volver a la Casa Rosada.

• Claro que el vicepresidente parece haber perdido la brújula y su imagen positiva ha bajado en los últimos tiempos. Todavía mantiene una intención de voto respetable, mientras que la ascendente popularidad de Alfonsín no tiene aún un correlato significativo en eventuales votantes. Pero muchos radicales consideran que tiene un techo muy alto debido al cariño que le expresa la gente. “No se puede caminar por la calle con Ricardito, la gente lo para, lo saluda y se saca fotos…es terrible”, comenta uno de sus colaboradores.

• Cuentan además que el hijo del ex presidente dedica no menos de 15 horas diarias a la construcción del poder con el que aspira a ganar la candidatura a presidente. Agregan quienes lo rodean en la intimidad que: Jamás habla de su hasta ahora adversario interno en el camino a la Rosada: Cobos. Habla con mucho respeto de él. Incluso frena reflexiones que en ese ámbito suelen formularse sobre cuál será la conducta del vicepresidente si percibe que la proyección de Alfonsín se torna excluyente, como la fue en el 83 la de Raúl Alfonsín de cara a la interna con Fernando de la Rúa. Ya prepara su lanzamiento el 21 de agosto en Córdoba.

• Se sabe que Elisa Carrió tiene una influencia permanente, muy estable en las reflexiones de Ricardo sobre la carrera presidencial. Es una sociedad firme que se alimenta y retroalimenta por decisiones definidas por coincidencias. Ella podría ser su compañera de fórmula, aunque no habría que descartar al gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, quien esta semana rechazó ese convite por parte del vicepresidente

• Parecería que no hay margen para una fórmula Alfonsín-Cobos o viceversa porque la candidatura a vice debe recaer en un aliado del Acuerdo Cívico y Social. Por eso se cree que los radicales definirán primero entre alguno de ellos y posteriormente irían a una interna con Carrió, Binner o alguna extrapartidario. Los presidenciables de la UCR tienen Plan B. Ricardo podría postularse en la provincia de Buenos Aires y Cobos volver a competir por la gobernación de Mendoza.

• Se comenta además que Alfonsín, desde lo formativo tiene fuerte atracción por las ciencias sociales y no descarta convocar a un grupo de intelectuales extrapartidarios a fin de intercambiar ideas. Figurarían en ese grupo Beatriz Sarlo y el historiador Luis Alberto Romero, entre otros. También le gusta el estilo y la visión económica de Alfonso Prat Gay, más allá de que su consultor de cabecera es Mario Brodershon. Su entorno está conformado por Marcelo Bassani, Federico Pollack, Juan Manuel Casella y su estrecho colaborador Willy Hoerth, casado con una de sus sobrinas.

• Mientras tanto, la conducción partidaria especula con un triunfo en segunda vuelta que podría devolver a la UCR al poder. Preocupa la gobernabilidad y los dardos que va a utilizar el kirchnerismo para asustar a la clase media con el recuerdo del gobierno de la Alianza. “Sabemos que permanentemente van a recurrir a la imagen del helicóptero por eso en ese contexto la figura de Ricardito sea más atractiva porque Cobos tiene un estilo De la Rúa”, dice un destacado dirigente.

• De todas formas, en la Unión Cívica Radical también interesan las gobernaciones que se ponen en juego. En la última reunión de la cúpula partidaria se acordó acompañar a un único postulante donde tendrían chances de acceder a la jefatura provincial. Ya comenzaron a trabajar en diversos puntos del país con el firme objetivo de aumentar la cantidad de gobernadores, estrategia que incluye puntualmente a Mendoza, para sostener un proyecto que le permita acceder a la Presidencia con una importante base de apoyo a nivel federal.

• Las dos principales apuestas serán las provincias de Mendoza y Córdoba, pero todavía no tienen definido cuál será la estrategia para la Capital y Buenos Aires, donde todavía no surgieron candidatos “naturales” que puedan acompañar una postulación presidencial de Cobos o Alfonsín. En la última reunión partidaria los dirigentes acordaron acompañar a un único postulante en aquellos distritos donde hay posibilidades de ganar y ya hay una figura que se perfila para representar al partido.

• Ese es el ejemplo de Córdoba con el presidente del bloque de diputados radicales, Oscar Aguad, un dirigente cercano a Cobos que ya anunció su postulación para intentar suceder a Juan Schiaretti y por ahora no tiene rivales de peso que lo obliguen a competir en una elección interna. Mendoza, distrito de origen de Cobos, podría ser el lugar de una de las luchas más fuertes entre los referentes de ambos candidatos presidenciales.

• Ernesto Sanz dice que da por descartada la posibilidad de participar en la disputa por su voto positivo a la ley de matrimonio gay frente a un electorado muy conservador. En ese lugar también se suman el ex gobernador Roberto Iglesias, pero desde el cobismo pretenden imponer al intendente de Godoy Cruz, Alfredo Cornejo, o al dirigente Juan Carlos Jaliff. Aunque no habría que descartarlo al vicepresidente se queda afuera de la carrera presidencial.

• En el distrito porteño, el radicalismo ya señala a los diputados Silvana Giúdici o Ricardo Gil Lavedra como posibles candidatos para la Jefatura de Gobierno, aunque también hubo sondeos con el ex senador Rodolfo Terragno, quien por ahora se muestra reticente, y con Ricardo López Murphy. La UCR logró mejorar su performance electoral en el 2009 con la incorporación de dos legisladores, pero también comprende que este resultado es insuficiente si no se consolida un acuerdo con la Coalición Cívica, que ya presenta a Adrián Pérez, o con el socialismo, que impulsa a Roy Cortina para la jefatura de Gobierno.

• La máxima incógnita que debe resolver la UCR en los próximos meses es la estrategia en la provincia de Buenos Aires pero todavía no hay opciones firmes para enfrentar al aparato peronista. Cuando Cobos era todavía la única alternativa que evaluaba la UCR para la Presidencia, Alfonsín aumentaba sus chances para enfrentar la elección bonaerense, pero sus intenciones a nivel nacional diluyeron un eventual desafío en el mayor distrito del país.

• Así fue como el cobismo piensa hoy en el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, y el alfonsinismo, que no tiene ningún nombre hasta la actualidad, no descarta respaldar a algún postulante que pertenezca al Acuerdo Cívico y Social, conformado por la Coalición Cívica, el GEN y el Socialismo. Suena en ese caso la figura de Margarita Stolbizer siempre dispuesta a postularse en el principal distrito del país pero no parece ser la candidata que cautive a ese electorado.

• En Santa Fe, el radicalismo forma parte del Frente Progresista con el socialismo y ya considera que es hora de tomar mayor protagonismo. Por eso, impulsará la candidatura a gobernador del actual intendente de la Capital, Mario Barletta. Por otra parte, de las cuatro provincias que están en mano de los radicales filokirchnerista sólo Catamarca y Río Negro tendrán elecciones para la gobernación el año que viene, porque Santiago del Estero y Corrientes se encuentran desfasadas del calendario electoral nacional.

• Allí se espera que el catamarqueño Eduardo Brizuela del Moral –que tomó distancia del Gobierno nacional–, compita por un tercer mandato, mientras que el rionegrino Miguel Saiz no tiene posibilidad de reelección y promovería algún funcionario de su gestión para enfrentar al alfonsinista Fernando Chironi. Otras provincias donde hay apuestas radicales son Entre Ríos con Atilio Benedetti, Santa Cruz, con el legislador Eduardo Costa; Chaco, con la alternativa entre Ángel Rozas y Roy Nikisch y Jujuy, con Gerardo Morales.
--o--
También leyeron:
--o--

No hay comentarios.:

Publicar un comentario