viernes, 7 de enero de 2011

El manto de la Guadalupe

Descubrimientos científicos en el manto de la Virgen de Guadalupe
Creer es muy difícil; tener fe es un milagro; no importa cuánta evidencia se tenga a la vista, esto jamás alcanza. No alcanza ni siquiera con verlo a Jesús en una aparición exhibiendo sus llagas, porque aún así solo se creerá en un hombre de la historia que pudo lograr cosas para sí mismo. La fe no se trata de eso sino de creer más allá de lo que los ojos pueden ver y los oídos puedan escuchar.
La fe es un don de Dios que muestra lo que no se ve; muestra que este hombre de la historia es el Hijo de Dios, por lo tanto es Dios Hijo. La fe es como una luz que da evidencias, hace testigos. Quién tiene fe tiene la certeza de la verdad, es testigo de la verdad. Significa ser testigo de la evidencia mostrada al alma y que luego el alma muestra al cerebro del cuerpo carnal. Algunos reciben el milagro de la fe tocando las llagas de Cristo, viendo algún milagro eucarístico, la curación sobrenatural de una enfermedad incurable o de alguna discapacidad física. Muchos ven, pero no todos reciben la fe. Por eso, ver algo sobrenatural no es condición de fe, pues muchos lo han visto a Jesús y sus milagros pero no han creído en Él. Finalmente digo que para tener fe, si acaso no llega con un acontecimiento de estas características, entonces hay que pedirle a Dios el regalo de la Fe para entonces poder creer y ser testigos de la verdad.

Las manifestaciones sobrenaturales que vienen de Dios, no solo son generadoras de evidencias para regalarnos la fe, sino también para alentarnos en la confianza que Él está con nosotros, que está presente, que nos acompaña, que vendrá según su promesa, pero no todos creen esto, entonces también hay que pedirle que los regale el don de la Esperanza. La Esperanza permite la relación con Dios. Significa que con la evidencia de la Fe y la certeza que vendrá, mediante la Esperanza, entonces nos alienta a rezar. Por ejemplo, si se tiene la certeza que una persona será Presidente de la Nación, muchos se relacionarán con esta procurando bienes futuros; Muchos lo adularán fingiendo y diciendo cosas que en realidad no las sienten, sino que las hacen solo para procurar algún beneficio personal, con hipocresía. Por lo tanto, la Fe y la Esperanza no alcanzan como devolución y sincero cambio de vida.

Hace falta el Amor. Amar a Dios es el primer mandamiento, es el don más importante que nos regala Dios. Amar al prójimo es la evidencia del amor a Dios. Podemos decir esto de otro modo: amar al prójimo es la fe del amor a Dios, por lo tanto este segundo mandamiento no es menos importante que el primero.

Concluimos diciendo que las manifestaciones sobrenaturales que vienen de Dios, no solo son generadoras de evidencias para regalarnos la Fe ni solamente para alentarnos con su presencia para regalarnos la Esperanza, sino, fundamentalmente para decirnos que nos quiere, que nos ama. Pero muchos se dan cuenta de esto y aún así no aman a Dios, ni al prójimo, por lo tanto hay que pedirle el don del Amor. Con este don no se adula, sino que se alaba verdaderamente; con este don se aumenta la fe y la esperanza; solo con este don se reza verdaderamente; solo con este don comienza a tener significado la vida.

Con este don se tiene verdaderos amigos, como hermanos y no como homosexuales; verdaderas amigas y no como objetos de placer. El amor genera respeto, responsabilidad, cuidado; da sabiduría, entendimiento, engrandece al alma… Este es el cambio de vida que significa la conversión.
Juan C. Starchevich

Ahora presento algunas conclusiones científicas realizadas en el manto de la Virgen de Guadalupe:

1. Estudios oftalmológicos realizados a los Ojos de María han detectado. Que al acercarles luz, la retina se contrae y al retirar la luz, se vuelve a dilatar, exactamente como ocurre en un ojo vivo.

2. La temperatura de la fibra de maguey con que está construida la Tilma mantiene una temperatura constante de 36.6 grados, la misma que el cuerpo de una persona viva.

3. Uno de Los médicos que analizó la Tilma colocó su estetoscopio debajo de la cinta que María posee (señal de que está encinta) y escuchó latidos que rítmicamente se repiten a 115 pulsaciones por minuto, igual que un bebé en el vientre materno.

4. No se ha descubierto ningún rastro de pintura en la tela. De hecho, a una distancia de 10 centímetros de la imagen, sólo se ve la tela de maguey en crudo: los colores desaparecen. Estudios científicos no logran descubrir el origen de la coloración que forma la imagen, ni la forma en que la misma fue pintada. No se detectan rastros de pinceladas ni de otra técnica de pintura conocida. Los científicos de la NASA afirmaron que el material que origina Los colores no es ninguno de los elementos conocidos en la Tierra..

5. Se ha hecho pasar un rayo láser en forma lateral sobre la tela, detectándose que la coloración de la misma no está ni en el anverso ni en el reverso, sino que los colores flotan a una distancia de tres décimas de milímetro sobre el tejido, sin tocarlo. Los colores flotan en el aire, sobre la superficie de la Tilma.



Además:

6. La fibra de maguey que constituye la tela de la imagen, no puede perdurar más que 20 o 30 años. Hace varios siglos se pintó una réplica de la imagen en una tela de fibra de maguey similar, y la misma se desintegró después de varias décadas. Mientras tanto, a casi 500 años del milagro, la imagen de María sigue tan firme como el primer día. La ciencia no se explica el origen de la incorruptibilidad de la tela.

7. En el año 1791 se vuelca accidentalmente ácido muriático en el lado superior derecho de la tela. En un lapso de 30 días, sin tratamiento alguno, se reconstituye milagrosamente el tejido dañado.

8. Las estrellas visibles en el Manto de María reflejan la exacta configuración y posición que el cielo de México presentaba en el día en que se produjo el milagro.

9. A inicios del siglo XX, un hombre escondió una bomba de alto poder entre un arreglo floral, el cual colocó a los pies de la Tilma. La explosión destruyó todo alrededor, menos la Tilma, que permaneció en perfecto estado de conservación.

10. La ciencia descubrió que los ojos de María poseen los tres efectos de refracción de la imagen de un ojo humano.

11. En Los ojos de María (de tan sólo 7 y 8 mm) se descubrieron diminutas imágenes humanas, que ningún artista podría pintar. Son dos escenas y las dos se repiten en ambos ojos. La imagen del obispo Zumárraga en los ojos de María fue agrandada mediante tecnología digital, revelando que en sus ojos está retratada la imagen del indio Juan Diego, abriendo su Tilma frente al obispo.

El tamaño de ésta imagen? Una cuarta parte de un millonésimo de milímetro.



Tres hechos más:

1."Guadalupe" significa en el idioma indígena: "aplasta la cabeza a la serpiente".

Es justo el evangelio en Génesis 3:15: María, vencedora del maligno.

2. La imagen es una pintura tal y como la detalla Apocalipsis 12:"apareció en el cielo una señal Grande, una mujer envuelta en el Sol, con la luna debajo de sus pies"

3. La Virgen tiene una cinta en el vientre, está "encinta" embarazada" para indicar que Dios quería que Jesús naciera en América, en el corazón de cada Americano.



¿No estoy yo aquí que soy tu Madre...?

Hermosa Virgen de Guadalupe, te pido en nombre de todos mis hermanos del mundo que nos bendigas y nos protejas.

Danos una prueba de tu amor y bondad y recibe nuestras plegarias y oraciones.

Oh Purísima Virgen de Guadalupe.

Alcánzame de tu hijo el perdón de mis faltas, bendición para mi trabajo, remedio a mis enfermedades y necesidades, y todo lo que creas conveniente pedir para mi familia.

Oh Santa Madre de Dios, no desprecies las suplicas que te dirigimos en nuestras necesidades.
Amén.



Queridos hermanos, antes que nada quiero decirles que la Virgen de Guadalupe es buena y milagrosa y siempre nos acompaña en cualquier lugar.

2 comentarios:

  1. amo con todo mi corazon a la hermosa virgen de guadalupe

    ResponderEliminar