jueves, 27 de enero de 2011

Coincidencias entre mundo y cielo

Dos mensajes que se encuentran, uno desde el análisis de una persona del mundo y otro de la Virgen María desde el cielo. Vale la pena hacer un análisis comparativo y sacar nuestras propias conclusiones.

¿Será verdad? ¿Un simple temor? ¿Cuál es nuestra realidad? ¿Cómo es la conducta humana entre sí y ante la naturaleza? ¿Cuál es el sentido último de la existencia, practicada, labrada y expresada en el accionar cotidiano del hombre de hoy?... ¿Por qué muchos se asustan cuando se ponen a pensar?... ¿Por qué el hombre se asusta de sí mismo?... ¿Realidad o ficción? ¿Miedo de sufrir? ¿Alteración psicológica o realidad? ¿Alarma de conservación?... ¿Hedonismo o fe?... ¿Cuál es tu elección?... No te equivoques. (Juan C Starchevich).

  • El año que viviremos peligrosamente
Por Michael T. Klare.- Preparaos para un año escabroso. Desde ahora los precios en aumento, las fuertes tormentas, las graves sequías e inundaciones y otros eventos inesperados pueden causar estragos en el tejido de la sociedad global, produciendo caos e inquietud política. Comencemos por un hecho simple: los precios de los alimentos básicos ya se acercan o exceden los niveles máximos alcanzados en 2008, el año en el que estallaron fuertes disturbios en docenas de países de todo el mundo...

  • Mensaje de la Santísima Virgen María
Hechos desconocidos llevarán a la ciencia a improvisar. La contaminación se elevará sin ser controlada, el hombre de ciencia buscará la causa sin encontrarla, el viento será el portador, Y mis hijos encontrarán la protección en la Eucaristía y el rezo del Rosario y el Trisagio.
La atmósfera verterá sobre la humanidad cuanto ha ascendido hacia ella, la piel sufrirá por esta causa, los campos serán contaminados. El hambre elevará la voz, la humanidad padecerá...

El año que viviremos peligrosamente
El aumento de los precios de las materias primas y los fenómenos meteorológicos extremos amenazan la estabilidad global.
Por Michael T. Klare.- Preparaos para un año escabroso. Desde ahora los precios en aumento, las fuertes tormentas, las graves sequías e inundaciones y otros eventos inesperados pueden causar estragos en el tejido de la sociedad global, produciendo caos e inquietud política. Comencemos por un hecho simple: los precios de los alimentos básicos ya se acercan o exceden los niveles máximos alcanzados en 2008, el año en el que estallaron fuertes disturbios en docenas de países de todo el mundo.

Por lo tanto no es sorprendente que los expertos en alimentos y energía comiencen a advertir de que 2011 podría ser el año en el que viviremos peligrosamente, y lo mismo podría ser en 2012, 2013, etc., en el futuro. Hay que añadir los costes disparados de los granos que mantienen viva a tanta gente empobrecida, un aumento similar de los precios del petróleo -que de nuevo se acercan a niveles no vistos desde los meses de punta de 2008–, y ya se pueden escuchar los primeros ruidos del peligro inminente de que colapse la débil recuperación económica. Y esos crecientes precios de la energía agregan más leña al descontento global.

Los precios de los alimentos, combinados con inmensos niveles de desempleo juvenil y una profunda desconfianza hacia gobiernos autocráticos y represores, han provocado disturbios y protestas masivas en Túnez, que, para sorpresa del mundo, expulsaron al presidente dictador Zine al-Abidine Ben Alí y a su corrupta familia. Y muchas de las tensiones sociales evidentes en ese país están presentes en todo Oriente Medio y en otros sitios. Nadie puede predecir dónde ocurrirá la próxima explosión, pero con el continuo aumento de los precios de los alimentos y otras presiones económicas, parece inevitable que haya más levantamientos. Puede que sean las primeras revueltas por recursos que capten nuestra atención, pero no serán las últimas.

En pocas palabras, los modelos de consumo global comienzan ahora a desafiar los límites de los recursos naturales del planeta. Las poblaciones siguen aumentando y de Brasil a India, de Turquía a China, también aparecen nuevas potencias. Con ellas viene la avidez por una vida más semejante a la estadounidense. No es sorprendente que la demanda de materias primas básicas esté aumentando significativamente, incluso mientras los suministros disminuyen en muchos casos. Al mismo tiempo el cambio climático, que en sí es un producto del uso desenfrenado de la energía, se agrega a la presión sobre suministros, y los especuladores apuestan a una tendencia progresivamente peor de la situación. Si se suman todos estos factores, el camino futuro aparece cada vez más escabroso.

Paneras sin pan

Comencemos por los alimentos, la materia prima más importante y volátil. Los precios de los alimentos disminuyeron en octubre de 2008, después del comienzo de la crisis financiera global, pero parece que fue una anomalía. El índice global del precio de los alimentos de diciembre de 2010, elaborado por la Organización de Agricultura y Alimentos (FAO) de la ONU, llegó a un récord de 215, un punto más que en la primavera de 2008. (En ese índice, basado en un “paquete” de alimentos básicos, una base de 100 representa los precios medios del período 2002-2004.) De hecho, algunos productos alimentarios, incluidos el azúcar, aceites comestibles y grasas, se venden ahora a precios sustancialmente superiores a los de 2008; otros, incluidos los productos lácteos, granos, y carne, se acercan peligrosamente a niveles récord.

Al comenzar el año 2011, los expertos en alimentos temen que, en pocos meses, los precios de los alimentos básicos aumenten por encima de umbral de 2008 y permanezcan allí, causando extremas penurias a gente pobre en todo el mundo. “Estamos a un nivel muy elevado”, dijo, preocupado Abdolreza Abbassian, economista de la FAO. “Estos niveles condujeron en el período anterior a problemas y disturbios en todo el mundo”.

Abbassian y sus colegas están especialmente preocupados por el aumento del coste del maíz, el arroz, y el trigo, los cultivos principales para miles de millones de personas en muchos de los países más pobres. Según la FAO, a finales de 2010, los precios internacionales de maíz y trigo ya se acercaron a su nivel máximo de 2008 (unos 260 y 340 dólares por tonelada métrica, respectivamente).

Los analistas atribuyen el aumento en los precios de granos a la creciente demanda en las naciones desarrolladas y en desarrollo, junto a una serie de eventos catastróficos relacionados con el clima y la especulación por parte de los inversores. Una extrema sequía y feroces incendios destruyeron el verano pasado un gran porcentaje de la cosecha de trigo en Rusia y Ucrania, mientras fuertes inundaciones en India y Pakistán, que dejaron bajo agua al 20% de su territorio, dañaron partes importantes de la producción de granos de esos países. Al mismo tiempo, un clima inusualmente cálido y seco limitó la producción en una serie de áreas agrícolas cruciales.

Lo que hace tan preocupante el panorama actual son las señales de que la severidad y la frecuencia de sucesos meteorológicos extremos parecen estar aumentando. Sólo en las últimas semanas varios sucesos semejantes apuntan a serios problemas de suministro en el futuro. Los más significativos han sido las lluvias e inundaciones sin precedentes en Australia, que sumergieron un área equivalente a más del doble de tamaño que California, causando estragos significativos en los cultivos de trigo. Australia es uno de los principales productores de trigo del mundo. Condiciones inusualmente secas en la región central de EE.UU. y Argentina también sugieren futuros problemas en la producción de granos y maíz. Es demasiado temprano para predecir el tamaño de las cosechas de granos y maíz de este año, pero muchos analistas advierten de que habrá una escasez de suministros, junto con altísimos precios.

Los analistas de las tendencias dominantes y los funcionarios gubernamentales se muestran reacios a atribuir esta andanada de sucesos climáticos extremos al calentamiento global. Inmensas variaciones en las precipitaciones pueden ser normales, especialmente en sitios como Australia, susceptibles a oscilaciones de la temperatura del océano como El Niño/La Niña, y los políticos temen asumir la responsabilidad de un problema tan masivo como el cambio climático. Pero la teoría del cambio climático ha sugerido hace tiempo que la tendencia al calentamiento –2010 empató con 2005 como año más caluroso registrado y nueve de los diez años más calurosos han tenido lugar en la última década– vendrá acompañada por un aumento en la frecuencia y severidad de las tormentas. Es difícil escapar a la conclusión de que los recientes sucesos, incluidas las inundaciones australianas, están vinculados al aumento de las temperaturas globales.

Vuelve la crisis de la energía

Los crecientes precios de los alimentos están siendo impulsados por inversiones especulativas así como por el aumento del precio del petróleo. En parte como respuesta a la disminución del valor del dólar, algunos inversionistas están colocando su dinero en futuros alimentarios (junto con el dólar y la plata) como un seguro especulativo. Al mismo tiempo el precio del petróleo se mueve hacia la marca de 100 dólares, haciendo que sea cada vez más rentable para los agricultores que pasen de la producción de maíz para el consumo humano a producirlo para fabricar etanol, lo que a su vez reduce la cantidad de superficie agrícola dedicada a los alimentos básicos. El petróleo tendría que caer por debajo de 50 dólares por barril para que el cultivo de maíz como producto alimentario sea competitivo con la producción de etanol –y no es probable que eso suceda-. Por lo tanto, incluso si se produce más maíz este año, habrá menos disponible para fines alimentarios y el precio de lo que quede tenderá a subir.

El precipitado aumento de los precios del petróleo ha sorprendido a los expertos. No hace mucho el Departamento de Energía de EE.UU. (DoE) proyectaba una banda de fluctuación de precios entre 70 y 80 dólares por barril en 2011, pero al comenzar el año el petróleo ya empezó a venderse a más de 90 dólares el barril y algunos analistas predicen que llegará a 100 dólares antes de fin de año. Algunos hablan incluso de 150 dólares el barril y de precios de gasolina en los surtidores de 4 dólares o más. Si los precios suben por encima de 100 dólares, los gastos de consumo globales podrían sufrir otra caída vertical.

“Los precios del petróleo entran en una zona peligrosa para la economía global”, dice Fatih Birol, economista jefe de la Agencia Internacional de Energía (IEA). “Los costos por importación de petróleo se están convirtiendo en una amenaza para la recuperación económica”.

Como en el caso de los alimentos, el creciente coste del petróleo es producto de la creciente demanda, suministro insuficiente e inversiones especulativas. Según las últimas proyecciones de la IEA, el consumo global diario de petróleo en 2011 será de un promedio de 87,4 millones de barriles, un aumento de cerca de dos millones de barriles en comparación con el primer trimestre de 2010. Gran parte de la demanda adicional proviene de China, donde una nueva clase media compra automóviles a un ritmo récord, así como de EE.UU., donde los consumidores hasta ahora cautelosos vuelven lentamente a sus costumbres de conducción previas a 2008.

En días en los que la industria petrolera vive tasas de producción en decadencia en muchos campos petrolíferos existentes y descubre que es cada vez más difícil aumentar la producción, incluso dos millones de barriles adicionales por día podrían representar una imponente amenaza (y se espera más demanda en los próximos años). En EE.UU., por ejemplo, se ponen muchas esperanzas en la exploración petrolera en las aguas profundas del Golfo de México y mar adentro en Alaska, pero después del desastre de BP, ésta parece una perspectiva vana. La producción en México y en el Mar del Norte, dos sitios preferidos en los últimos años, enfrenta una aguda disminución, mientras otros productores claves, incluidos los de oriente Medio, se esfuerzan por mantener los actuales niveles de producción en los campos existentes.

Muchos analistas de la energía creen que el mundo se encuentra (o pronto llegará) en el pico del petróleo –el momento en el cual la producción global de petróleo llega a un máximo nivel diario sustentable y comienza una disminución irreversible a largo plazo-. Otros afirman que siguen siendo posibles mayores niveles de producción. Sea cual sea la realidad, en este momento la industria petrolera descubre que cada vez es más difícil, e incluso más costoso, aumentar la producción por encima de los niveles actuales. Esto, combinado con la insaciable demanda, hace que los precios suban a las nubes.

En estas circunstancias, a los especuladores los vuelve a atraer el mercado petrolero como una apuesta bastante interesante. Tales especuladores ayudaron a aumentar los precios del petróleo a un récord de 147 dólares por barril en 2008, pero huyeron del mercado cuando los precios se derrumbaron al orientarse la economía estadounidense hacia la catástrofe. Ahora vuelven. “Los fondos de alto riesgo y los inversionistas privados están comprando instrumentos financieros vinculados al precio del crudo, y al hacerlo ayudan a aumentar los precios del petróleo”, informó el Wall Street Journal a finales de diciembre.

La mayoría de los analistas espera un aumento de los precios durante esta primavera o verano cuando los automovilistas estadounidenses vuelvan a las calles. “Tendremos una recuperación primaveral que nos llevará a entre 3,10 y 3,50 dólares por galón de gasolina en las estaciones de servicio de EE.UU.”, predijo Tom Kloza, analista petrolero jefe de Oil Price Information Service.

El aumento del precio de la gasolina, a su vez, afectará a los consumidores precisamente cuando muestran señales de volver a abrir sus billeteras. No menos preocupante es que países importadores de petróleo como EE.UU., Japón, y muchos de Europa, se enfrentarán a costos crecientes por las importaciones de combustible, debilitando aún más unas economías que ya padecen una profunda debilidad.

Según algunos cálculos, los precios del petróleo agregaron otros 72.000 millones de dólares al gigantesco déficit de la balanza de pagos del año pasado. Europa tuvo que pagar otros 70.000 millones de dólares adicionales por el petróleo importado y Japón 27.000 millones. “Es una historia muy significativa”, dice Fatih Birol de la IEA sobre los últimos datos del precio del petróleo. “2010 hizo sonar las primeras campanas de alarma y los niveles de precio de 2011 podrían llevarnos a la misma crisis financiera que vimos en 2008”.

Aumentos de los precios de los alimentos que llevan a disturbios, protestas y revueltas; crecientes precios del petróleo, un inmenso desempleo mundial y una recuperación colapsada. Parece el conjunto perfecto de condiciones previas para un tsunami global de inestabilidad y turbulencia. Sucesos como los de Argelia y Túnez nos dan sólo una idea de lo que podría parecer ese remolino, pero dónde y cómo volverán a estallar, y de qué forma, es una incógnita. Estamos seguros de que no hemos visto el último de los conflictos por recursos, que en los próximos años podrían alcanzar una intensidad impensable hoy en día.

Michael T. Klare es profesor de estudios de Paz y Seguridad Mundial en el Hampshire College. Su último libro es Rising Powers, Shrinking Planet: The New Geopolitics of Energy (Metropolitan Books).
Copyright 2011 Michael T. Klare
Traducido para Rebelión por Germán Leyens y revisado por Caty R.
Esta versión tiene correcciones realizadas por el OPSur. Para ver las fuentes de las citas textuales remitirse al artículo original.



Mensaje de la Santísima Virgen María
a su hija amada Luz de María
24 de enero de 2011

 Hijos amadísimos de Mi Corazón Inmaculado:

Les cubro con mi manto, el cual permanece iluminado por cada buen acto nacido del corazón de los míos.

Las buenas acciones son reflejo de la buena voluntad que prevalece en el hombre de corazón sensible. La palabra edificante hacia sus semejantes, es símbolo que distingue a los verdaderos hijos de Mi Jesús.

El amor divino no lo pueden opacar; así como la criatura humana no podrá erradicar bajo ningún medio el amor divino presente en el Pueblo de Dios.

Una es la llama que ha ardido desde el Sinaí hasta el fin de los tiempos (Los Mandamientos), una es la Iglesia que ha triunfado y triunfará en la Preciosísima Sangre de Mi Divino Hijo. Una la Palabra, una la Ley externada en los Mandamientos, uno el cumplimiento.

Hijos de mi Corazón: Sean cumplidores y ejemplo de la Divina Misericordia, en eso verán sus hermanos que son verdaderos.

Senderos de dolor se enfilan hacia la Iglesia. Satanás prepara su aparición. El anticristo une fuerzas en los países para surgir por doquier en el instante preciso.

Les invito a vivir en el Espíritu, a continuar preparándose espiritualmente, a elevar el corazón por sobre la voluntad humana, que no es más que el egoísmo enraizado en el corazón humano.

Amados: la Tierra, cuna del hombre, es renovada así como todo lo creado será renovado. Existe hambre de Dios en la humanidad, hambre saciada por falsos dioses que enrumban al hombre hacia la auto- destrucción.

Esta Madre les alerta una y otra vez; alerta a un pueblo crecido tecnológicamente, a un pueblo instruido, a un pueblo evolucionado ¡A un pueblo que ignora la Voz de Dios!

Amados: el Padre ha llamado a Sus hijos y éstos no han correspondido al llamado. La naturaleza ha dispuesto llamar a la humanidad, y ésta será inundada, invadida y estremecida por los elementos que no darán tregua alguna.

Hechos desconocidos llevarán a la ciencia a improvisar. La contaminación se elevará sin ser controlada, el hombre de ciencia buscará la causa sin encontrarla, el viento será el portador, y mis hijos encontrarán la protección en la Eucaristía y el rezo del Rosario y el Trisagio.

La atmósfera verterá sobre la humanidad cuanto ha ascendido hacia ella, la piel sufrirá por esta causa, los campos serán contaminados. El hambre elevará la voz, la humanidad padecerá.

Hijos de Mi Corazón: Los ángeles les socorrerán, la oración será escuchada si es nacida del corazón.
  • Oren hijos, oren por África, será abatida.
  • Oren por Perú, las lágrimas correrán.
  • Oren por Múnich, despertará en dolor.
  • Oren por Catar, padecerá, padecerá.
El ojo no vio lo que mirará, ni el oído escuchó lo que escuchará en adelante.

La naturaleza parecerá desconocida, los animales reaccionarán contra el hombre. El sol que alumbra, en su lugar dará fuego. El agua que da vida, en su lugar acerca la muerte. El aire que oxigena, en su lugar traerá enfermedad. La tierra cambia ante una humanidad doliente. . Frío y calor se unirán en uno solo.

Hijos de Mi Corazón, la tarea es una: deben hacer propósito de pensar como mi hijo piensa, para que tengan la mirada santa y de esa forma el entorno será paz, perdón, esperanza.

Deben luchar por hacer surgir el hombre que llevan en el interior: Hombre renovado espiritual, amante de la verdad, cumplidor absoluto de la Voluntad del Padre, criatura espiritual que viva mas del Cielo que de lo del mundo, criatura colmada por el Espíritu Santo, criatura de oración.

Un descubrimiento traerá gran confusión a la humanidad. Oren por esto.

El Cielo mostrará con esplendor un nuevo fenómeno, será señal para la humanidad.
  • Oren por Groenlandia, vivirá instantes difíciles.
  • Oren por Méjico, lamentará su destino.
  • Oren por la costa este de los Estados Unidos.
  • Oren por aquellos que no aman a Dios.

Hijitos, ¿qué hace Mi Hijo con aquellos que no le aman? Les acoge con ternura y les colma de amor, les perdona y les ofrece Su Mano. En esto se reconocen los verdaderos discípulos de Mi Hijo.

Mamá María.

Ave María Purísima, sin pecado concebida.
Ave María Purísima, sin pecado concebida.
Ave María Purísima, sin pecado concebida.

Comentario del instrumento sobre el mensaje

Hermanos:

Una humanidad conmocionada por los elementos que se unen al plano espiritual, con el propósito de hallar al hombre perdido. Así como el Padre esperó al hijo prodigo, la Creación reclama al hombre perdido.

El hombre, confundido ante ese aterrador bombardeo ideológico, se ha desviado y no reacciona ante los anuncios Divinos, ni ante el cumplimiento de éstos, porque se ha cerrado en su mente y ha endurecido el corazón, al grado que ha sacado a Dios de su vida.

La Madre llama a aquellos que con libre albedrío deseen salir de la mediocridad mundana y respirar un aire purificado, colmado de la Presencia de Dios. Llama a los Suyos para que comprendan que no existe la tibieza espiritual, que se es o no se es.

Nos dice claramente la Madre Santísima: Dios es el mismo de ayer, de hoy y de siempre. Por eso, confiados acudamos al cuidado de esta Madre que nos lleva a caminar por senderos finamente detallados con anterioridad.

Unámonos: al estar unidos, mayor es la fuerza.

Amen.
Gentileza: Eligio Alvarado Torres (Hijo muy amado de María, México)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario