lunes, 3 de enero de 2011

La demanda de esta nueva década

por Stella Maris Romaña, para Criterios de Pensamientos, (Resistencia Chaco)

Hoy, desde mi humana inquietud de ciudadana observo el paso de estos diez años del nuevo siglo y el panorama me perturba por todo lo que él encierra. A la complicada vida de un mundo industrializado, debemos sumarle el revolucionario avance de la tecnología de punta , transformada en signo de este tiempo que nos toca vivir , y con ello la impronta educativa, que con tanto afán fuera el motivo principal de nuestra preocupación como padres, parece que tuviera una dinámica diferente en su concepción, pues no alcanza para formar hombres de este presente tan turbulento, en el que las fuentes de trabajo no bastan para cubrir la franja que cada vez más se amplía, sin la creatividad y el empeño puesto de manifiesto por todos nosotros, componentes de esta Nación.

La tecnología de la comunicación lejos de unirnos en un destino común con voluntad constructiva nos enfrenta y dilata el esbozo criterioso y consensuado del verdadero perfil que se adecue con justeza a esta nueva etapa de la Argentina del Bicentenario.

Una dirigencia que lejos de su rol de representantes de la voluntad popular son consecuentes con una minoría conductora ideológicamente caracterizada, donde el disfraz de la mayoría confunde sus límites con el de una Nación mayor, en la que suman todos y no los de un solo partido.

Y hete aquí el hombre, eje y sustento de la vida, despojado de su autoestima y dignidad desde su propio valor como sujeto para el trabajo en su correcta aspiración decente, acuciado por necesidades básicas, enrolado en la rueda de incontables planes sociales que quitan su poder y coartan sus derechos; y vale la pena citar aquí la definición de Trabajo Decente de Juan Samovía en la OIT: trabajo productivo en el cual los derechos son respetados, con seguridad y protección y con la posibilidad de participación en las decisiones que afectan a los trabajadores. Y en estas pocas palabras cabe el mundo del hombre, su hacer, pensar y sentir en su contexto espiritual.

Un mundo hecho de hombres con propuestas abiertas e integradoras, aunque su ser indivisible sea una unidad cerrada.
Un mundo en el que la propuesta globalizadora quita la identidad del pequeño terruño que guarda la esencia en la que se nutre la humildad sencilla del hombre que trabaja y como al decir del correntino que abreva en sus fuentes guaraníticas “che solar mbopa’ape”, haciendo referencia al lugar donde trabaja en el que alumbra el sol. Y esto es lo que hoy convertimos en derecho, al expresarle nuestro deseo de lograr el compromiso de esta dirigencia.

Y al recorrer el país, seguramente sus particularidades enriquezcan los sentidos, aunque no sea el lugareño quien reciba los dones de esta nuestra naturaleza pródiga y hoy tan depreciada. En su continuidad, el paisaje adquiere sentido regional no por la avaricia de poder, sino por su común necesidad.

Es posible que entre tanto para hacer nuestros dirigentes tengan presente y yo no esté al tanto sobre:

- Convenios de Desarrollo que favorezcan las Economías Regionales, mediante un Organismo representativo que controle, custodie y consolide su riqueza productiva y todo valor agregado que de ella surja.

- Una real modernización, optimización y eficiente prestación de servicios de los Organismos de Control del Estado.

- Defensa y protección de los bienes públicos globales y su incidencia en la vida de los seres humanos tales como el medio ambiente y el cambio climático

* En cuanto a la situación actual de la provincia y de la región, la modernización del Estado requiere además de políticas de conjunto que relacionen la educación con la oferta laboral y hagan posible el “ hombre habilitante “para la:

- la creación y preservación de fuentes de trabajo genuinas que remplacen los vicios de un Estado dadivoso y paternalista,

- la custodia de los derechos de los ciudadanos consagrando garantías jurídicas que lo protejan de la
inseguridad económica y social,

- la protección de la salud de la población con programas de prevención que beneficien a todos por igual.

- la defensa irrestricta de su suelo y fronteras, único bien de reserva prevista para las generaciones de futuros argentinos, irresponsablemente entregadas sin retaceos a inescrupulosos que lejos de contribuir al engrandecimiento de nuestra nación sólo buscan su propio enriquecimiento.

* Cambiar el perfil de país implica consolidar un estado moderno cuya impronta se enfoque entre otras cosas en los:

a) -cambios en la demanda de bienes y servicios públicos;

b) -innovaciones en la producción de dichos bienes y servicios por influencia de avances en la tecnología y el aumento en los costos de producción;

c) -fallas que ocurren en la acción del Estado en la provisión de estos bienes y servicios públicos.

El letargo de nuestro pueblo, al que muchos califican de indiferencia, se justifica cuando el correr en pos de la subsistencia diaria, la urgencia de adecuar los pasos para no quedar fuera del circuito social que marca la competencia, la idoneidad, la propia valoración y el reconocimiento alejándolo de la marginalidad y la dádiva,
dan lugar a la falta de información de los procesos de participación responsables en los ámbitos institucionales del Estado y de las Organizaciones Sociales, a un verdadero conocimiento de los procedimientos e inversiones en el que se invierte esfuerzo y trabajo de una NACIÓN JUSTA LIBRE Y SOBERANA tal como rezara la oración escolar, en el siglo pasado

EL COMIENZO DE UNA NUEVA DÉCADA NOS EXIGE UN INVENTARIO. BUENOS SON LOS TESTIMONIOS CUANDO A LA PAR TRAEN NUEVOS DESAFIÓS Y DESEOS DE PAZ, FELICIDAD Y ENERGIAS SUFICIENTES PARA EL DESARROLLO DE NUESTRAS CAPACIDADES.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario