jueves, 9 de junio de 2011

Rozas a gobernador podría dificultar a Capitanich

Parecería que Nikisch está bajo el padecimiento de sus propias acciones. Más allá del análisis de haber hecho o no un buen gobierno, hoy es víctima de su propio error táctico y estratégico de las elecciones pasadas.

Muchas veces una persona se deja llevar más por las adulaciones de los que lo rodean que por la propia realidad concreta de sus logros personales. Ha llegado a la gobernación por la inercia de un radicalismo pionero dentro de un Chaco mayoritariamente peronista desperdiciado por Florencio Tenev y conquistado por Ángel Rozas. Y del mismo modo que con Acción Chaqueña, Tauguinas (un desconocido hasta por sus propios vecinos), ha ganado bajo la sombra de Ruiz Palacios; así también Roy Nikisch ganó bajo la sombra de Ángel Rozas.

Los radicales presentan un partido privilegiado, por ser el único partido político en el Chaco que posee “UN político”. Además, este político es quien les dio conducción, identidad y victoria, pero se han equivocado de candidato. Rozas podría haber hecho una campaña electoral que Nikisch no la ve ni en sueños, incluso podría haber restaurado a la Unión Cívica Radical de la Provincia, y … quién sabe… quizás hasta podía haber movido las fichas de modo más complicado en este tablero político electoral donde su adversario ya dio un jaque mate pastor en una jugada tan rápida que ni dio tiempo a que se acomoden los espectadores. Es un juego sin fervor donde la hinchada no puede disfrutar del triunfo ni sufrir la derrota; es como en un boxeo por el título donde toda la gente ha comprado una entrada muy cara para ver y apreciar un espectáculo pero al iniciar el primer round un boxeador se desvanece y cae nocaut antes que el otro pueda dar su primer golpe.

Los radicales se han traicionado entre sí, y hoy están bebiendo el cáliz de su propia traición porque parece que en las últimas elecciones uno de ellos le puso todas sus fichas al adversario de tal modo que su correligionario pierda. Hoy ha perdido él también, y también han perdido todos aquellos que se han cambiado las camisetas y se pasaron al otro equipo al inicio del primer tiempo dejando jugadores menos en el suyo y muchas bocas abiertas en la hinchada. La lista naranja se ha vuelto roja de vergüenza.

Da mucha pena ver que el único conductor del radicalismo solo sea un simple alentador de un candidato que se cree por encima del conductor, quizás porque se lo dijeron. Da pena que un político de raza sea desplazado por la negligencia y la torpeza. Hoy ese conductor lo deja a este otro solo, quizás para que muestre su propio talante o quizás para que aprenda a los golpes lo que no puede aprender por simple lógica y razón dejando huérfanos y dispersos a sus propias bases y simpatizantes.

Los radicales presentan el riesgo de no lograr más de cuatro diputados provinciales; quizás no logren superar el 25 o 30% de los votos en la provincia. Además presentan la amenaza de ser expulsados todos “los colaboradores de Capitanich”, por ser ahora totalmente prescindibles, o mejor dicho, inútiles.


¿Los radicales están todavía a tiempo?

¿Qué pasaría si se cambiaran de lugar las fichas de este mismo tablero? ¿Quién le haría jaque a quién?

¿Cuándo cierran las listas? ¿Qué pasaría si pudiesen cambiar a Nikisch por Rozas? ¡Muchos peronistas lo votarían!, porque entre el marxismo y el radicalismo, este podría estar más cerca del peronismo, y no sería novedad, siendo que anteriormente ganó con votos peronistas. ¡Hasta el mismo Nikisch se beneficiaría!, hoy solo es candidato al baúl de los recuerdos. Por otro lado, ¿al pueblo chaqueño le conviene que Capitanich tenga los dos tercios en Diputados?

Si Ángel Rozas fuese candidato a Gobernador por “todo” el radicalismo, en primer lugar YA TENDRÍA ASEGURADO EL BALOTAJE, y luego tendría que venir toda la Nación a soplarlo a Capitanich para que gane, obligándole a levantarse de esa interminable siesta playera de placer y planchitas.

Si LOS RADICALES “SE AVIVAN”, Y REHACEN SUS LISTAS CON PERSONAS “DIFERENTES A LA MODA DE HOY” Y CON ROZAS A LA CABEZA, PODRÍAN GANAR LAS ELECCIONES.

Pero si continúan con la presente postura, los chaqueños quizás dirán lo siguiente: “Antes, Capitanich ha ganado con las vitaminas de la naranja, hoy quizás exhiba su victoria con una leve fragancia a rosas”.

Juan C. Starchevich

Nota: Debo aclarar que soy peronista, pero un peronista de Perón y de Evita, un peronista que ama su doctrina; Un peronista que nada tiene que ver con Kirchner ni sus consecuencias, ni tampoco con Capitanich. Tampoco tengo simpatía por el radicalismo, jamás le voté y no estoy dispuesto a hacerlo, por lo tanto, ante la política de hoy soy independiente ¡JA! y libre ¡Doble JA!

diario

No hay comentarios.:

Publicar un comentario