viernes, 3 de septiembre de 2010

¿Sabías esto?

por Juan C Starchevich

Existe un significado que no se lo dice, no se lo explica y entonces lo tomamos muy a la ligera.

El alma humana es como el motor de un vehículo:

Si disponemos de un vehículo nuevo (cero kilómetro), y sin prepararlo para carreras lo sometemos a ellas ¿Cuánto tiempo nos durará? Podemos decir en forma figurada “el vehículo moriría en muy poco tiempo de uso”, pues debe estar preparado para resistir semejantes velocidades propias para vehículos de carrera.

Con el alma humana pasa lo mismo frente a la presencia de Dios. El alma que no está preparada se destrozaría ante su presencia, no puede resistir la presencia del Todopoderoso si el alma no es santa.

Esto es muy fácil de demostrar.
Tomemos un ejemplo: en retiros espirituales o acontecimientos donde se manifiesta la presencia de Dios, notamos que mucha gente llora de alegría, otros de dolor, muchos se caen al suelo… y esto es solo una pequeña chispa de ese gran fuego ¿Cómo estaría esta gente si en vez de tocarle esa chispa estuviese dentro de ese fuego?
Para que el fuego no te queme, debés transformarte en fuego, pues todo el resto será devorado por él.

Para resistir la presencia del Santo debés ser Santo también.
¿Se imaginan la santidad de María? Ella recibió en sí misma la presencia de la Santísima Trinidad cuando lo concibió a Jesús en su vientre. Todo el fuego. Ella pudo resistir sin romperse ni fisurarse, la presencia del Infinito. Tuvo que nacer inmaculada y permanecer siempre así, siempre virgen, siempre santa.
Esta mujer nos enseña el camino, nos muestra cómo prepararnos para tener el alma lista para el encuentro con Dios.

Muchas veces oímos decir:
“Dios es bueno, nos va a llevar al cielo con Él”, “no importa como seas, Él igual te llevará”, “no te dejará que ardas en el infierno”…
Pero no se trata de eso sino que: “porque es bueno nos dio todos los elementos para transformar nuestra alma para poder estar frente a Él”.

Aquí está la respuesta más buscada en toda la humanidad y en toda la historia, porque todos queremos compartir la gloria eterna con Dios, todos queremos vivir eternamente en alegría, gozo, felicidad, el cielo, paraíso. Definitivamente, nadie desea ir al infierno, pero no queremos prepararnos para “grandes carreras”, porque no tenemos el valor suficiente como hombres y mujeres para semejante tarea. Si el alma no está preparada no puede ir al cielo, pero como además de esto tampoco se quiere el sufrimiento eterno, entonces se vuelven ateos, negando la existencia de Dios y del infierno, sin darse cuenta que en vez de ser ateos solo son unos inmaduros que pretenden ocultar la existencia del sol con la sombra de su propia cobardía.

Ser buenos no alcanza. Es necesario ser Santos.
  • Ser bueno es algo semejante a ser un vehículo nuevo, luego hay que prepararlo para grandes carreras. Al vehículo nuevo hay que transformarlo en un vehículo de carrera, de tal modo que pueda llegar a la meta sin deterioros.
  • También existen vehículos viejos que es necesario hacerle motor, electricidad, chapa, pintura,… para poder meterlo en la pista. Deberán sufrir cambios, golpes, soldaduras… El purgatorio.
  • Otros vehículos van a parar a la basura, ya no se los puede arreglar. Sufrirán bajo la acción del óxido y todos los elementos corrosivos. La muerte. El infierno.
Es por esto que el Señor nos dio los Diez Mandamientos, para que nos preparemos para Él. Luego tuvo que venir Él mismo para enseñarnos el significado y hacernos motor, chapa y pintura.

¿Saben que significa Jesús?

“Presencia misericordiosa de Dios con nosotros”

Todos queremos la vida eterna. Ser buenos no alcanza, debemos ser santos. Que no nos sorprenda la muerte sin estar preparados.

1 comentario:

  1. EN UNA CULTURA DE LA MUERTE COMO LA QUE NOS INVADE Y QUE ESTA GOBERNADA POR LAS FUERZAS DEL MAL...! EL ENEMIGO NOS GRITA INCESANTEMENTE AL OIDO A TRAVES DE LOS MEDIOS Y DE UNA SOCIEDAD SECULARISADA, QUE EL INFIERNO NO EXISTE, O QUE EL INFIERNO LO VIVIMOS EN ESTA VIDA...! MENTIRAS DE LA QUE EL MISMO ENEMIGO SACA PROVECHO...! ES IMPORTANTE Y URGENTE SABER QUE EL INFIERNO ES UN ESTADO DEL ALMA QUE ELIGIÓ SER EGOISTA EN ESTA VIDA Y VIVIR TAN SOLO PARA SI...! EL INFIERNO ES UNA REALIDAD FUTURA PARA TODOS LOS QUE NO NOS ESFORCEMOS EN PERFECCIONAR NUESTRO AMOR A LA MANERA DE CRISTO...! MUY BUENA ENSEÑANZA HERMANO...! JORGE R. MORA

    ResponderEliminar