miércoles, 10 de marzo de 2010

¿Qué significa comunión?

Este término se aplica a una gran variedad de criterios y todos ellos son totalmente correctos desde el punto de vista del encuentro en algo en común.

Los granos de arena solo pueden unirse hasta una determinada altura y luego se desmoronan, pues dependen del coeficiente de fricción entre grano y grano que le permite formar un talud de aproximadamente 37 grados como máximo. Pero si a esta arena seca se la humedece se le suma una fuerza de cohesión de fuerzas capilares permitiendo…

Significa que la unión en común no se da por sí misma, sino por propiedades particulares que hacen que los granos permanezcan juntos. Es una unión ficticia y muy débil que no da garantía alguna de permanencia en ese estado. Por lo tanto, para que haya una verdadera unión se le debe agregar un “cementante”…

Según la calidad del cementante será la calidad de la unión. Aquí quiero tratar algo importante: cada grano de arena estará unida al cemento y, por él, a los granos que lo rodean, pero ¿qué ocurre con los granos que se encuentran lejos del primero?, no se tocan “ni se ven”, pero aún así forman un mismo cuerpo. La unión en común no lo hacen los granos de arena sino el cemento, pues el grano que no tenga el cemento no forma parte de esa unión.

El cemento es el espíritu y la realidad de la comunión. Mucho más poderoso que su espíritu natural “coeficiente de fricción”.
Estoy mostrando que la prueba de algo invisible se da por medio de sus consecuencias visibles. Lo visible es signo de aquello que no se ve.
Dentro del campo humano existen también distintos espíritus de unidad formando matrimonios, familias, logias, sectas, signos políticos, religiones, países, etc.

Cada uno de los espíritus de unidad tiene sus reglas específicas y sus compatibilidades, pues las incompatibilidades dan nacimiento al “pluralismo”

Cada logia, cada secta, partido político, religión, tiene su propio espíritu de unidad diferente a todos los demás, pues si el espíritu fuese el mismo entre todas las logias, entonces solo habría una logia… una sola secta, una sola religión, un solo país. “Una sola realidad humana” universal.

Pues el espíritu natural de unidad humana que forma sectores de unos cuantos, es semejante al coeficiente de fricción de los granos de arena. Es solo una unidad de caracteres comunes. Comunión muy frágil y poco duradera. Esto se aplica a los matrimonios que solo se mantienen juntos mediante sus propios coeficientes de fricción individual, y a todo tipo de agrupación donde solo se buscan beneficios personales, porque la unidad, aunque muy débil, solo se da en las cercanías de un minúsculo grupo disgregándose todo el resto como una masa amorfa sin identidad alguna.

El pluralismo es como la humedad capilar que hace grandes castillos de arena que duran menos tiempo que el que se utilizó en su construcción.

Un país necesita un mismo espíritu, espíritu que sea común a todos sus habitantes que forman familias de ideas diferentes como diferentes son las piezas del motor de un único vehículo en manos de un conductor "que genera comunión”.

La Comunión, según la Iglesia Católica

Presenta una unión ordenada según una directriz particular, no es cualquier unión casual ni aleatoria. Es unión en Cristo, como modelo, por medio del Espíritu Santo, como cementante. Es comunión en Cristo formando un solo cuerpo llamado Iglesia.

La comunión en Cristo se inicia con el Bautismo y culmina con la Eucaristía.

Si supieran el significado, nadie se iría a otra religión.

La Comunión es un Sacramento llamado Eucaristía. Este sacramento es tan importante que es la culminación de todos los otros, es “el fin de todos los comienzos”, por eso se llama Eucaristía, porque significa acción de gracias, que se celebra en la misa “mesa pascual” donde se ofrece como sacrificio en el altar al Cordero de Dios que quita los pecados del mundo.
¿Sabías que en la misa se hace presente la pasión, muerte y resurrección de Cristo? ¿Sabías que en cada misa Jesucristo muere en la cruz del mismo modo que en el Calvario? Es el mismo “sacrificio” (muerte), pero de modo incruento (sin la crueldad física), pero el sacrificio es totalmente real. En cada misa, Cristo se ofrece por todos, por todo el mundo.

¿Te hubiese gustado estar en la crucifixión de Cristo en aquella época de la historia, para acompañarlo, decirle alguna cosa, mirarlo, consolarlo, pedirle…? Acercate a la misa y podés hacer todas esas cosas con el mismo realismo que allá en la historia.
¿Acaso, no te das cuenta que en cada misa se repite la crucifixión? Fijate cuanta gente va solo para mostrarse, otros para ver el espectáculo, otros para insultarlo porque Dios no le ha concedido…, pero de todos ellos ¿cuántos son los que lo aman? ¿Cuántos están con María al pie de su cruz? ¿Cuántos le dicen, como ese que fue crucificado a su lado, “Señor, yo merezco estos dolores y mi muerte, pero no Tú, que eres inocente. Señor, acordate de mi cuando estés en tu reino”?
En cada misa se repite todo, hasta los personajes. Es tan real como hace más de dos mil años.

¿Qué personaje de la historia eres tú en la celebración de la Santa Eucaristía? Tus actitudes te lo dirán.
La Santísima Virgen María se transforma en el signo determinante de la presencia de Jesucristo, por lo tanto, si María no está en el camino del cristiano existe la certeza que ese camino no es el de Jesucristo. Quizás solo se le parezca, pero definitivamente no es el Hijo de Dios ¡Cuidado con esto!
Solo hay comunión con el Espíritu de Unidad, el Espíritu Santo. Las divisiones obedecen a otros espíritus que son contrarios a Dios ¡Cuidado con esto!

El Espíritu de unidad nos marca la existencia de una sola fe, un solo bautismo, una sola iglesia, un único Dios. Todo lo contrario a esto obedece a otros espíritus contrarios a Dios. ¡Cuidado con esto!

¡Cuidado!, les digo a todas las iglesias y sectas cristianas que están fuera de la Iglesia Católica. Estar en contra del Espíritu de Unidad significa estar en contra del Espíritu Santo. En otras palabras, significa que es un “Pecado contra el Espíritu Santo”, “el peor de todos”. ¡Cuidado con esto!

¿Se dan cuenta el significado y la importancia de este Sacramento?

La comunión se expresa en la Mesa Pascual, en la celebración de la Santa Eucaristía, en comer y beber el Cuerpo y Sangre de Cristo, pues de este modo nos convierte en parte de su cuerpo y de su sangre. Común unión con Cristo muerto y resucitado.

Durante la celebración de la Eucaristía, el sacerdote pronuncia “la fórmula” de consagración sobre el pan y el vino, y el Espíritu Santo los “transustancia” convirtiéndolos en Cuerpo y Sangre de Jesucristo. Por lo tanto, la ostia consagrada es “cuerpo, sangre, alma y divinidad” de nuestro Señor Jesucristo. Nos regaló muchas pruebas sensibles de esto, pero “felices aquellos que creen sin haber visto”.

Por ello este sacramento también se llama “Banquete Celestial” por ser un anticipo aquí en la tierra de lo que va a acontecer en el Cielo en el “banquete de bodas del Cordero” en la Jerusalén celestial.
Si un grano de arena está sucio, el cemento no se adhiere al grano, pues se lo impide su propia suciedad. Este grano queda suelto y no forma parte de la comunión. "Queda perdido y solo, en el olvido". Aparece el significado de Excomunión (rechazo del grano).
Este sacramento debe ser recibido con el alma, mente y corazón limpios, significa que antes de “comulgar” hay que confesarse recibiendo el Sacramento de la Reconciliación.

Quien recibe el Cuerpo y Sangre de Cristo en pecado puede ganarse el Juicio de Dios y su condenación. ¡Cuidado con esto!

Este sacramento se inicia en la “Última Cena” de Jesús con sus discípulos, y les pidió que ellos hagan lo mismo en conmemoración suya. Significa que este Sacramento fue creado por Jesucristo, y debe ser conmemorado por todos los cristianos.
Jesús dijo: "Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come de este pan, vivirá para siempre...el que come mi Carne y bebe mi Sangre, tiene vida eterna...permanece en mí y yo en él" (Jn 6, 51.54.56).
Esto es tan importante que si faltás un domingo a misa debés confesarte, por ser un pecado grave. No por obligación, sino por falta de amor en el día del Señor.
Seremos juzgados por el amor:
En cada domingo "hacemos caja", significa que traemos, como ofrenda en el altar, todo el amor de todos los días de la semana. Y en cada Pascua "hacemos el balance anual", el amor de todo el año.
Si el domingo te encontrás sin amor, significa que no hubo amor en toda la semana, y en Pascua se mide todo el año.
Seremos juzgado por el "verdadero amor" que cada uno tenemos "para con Dios y nuestros hermanos".
porque el amor es como esa propiedad, única y exclusiva, de adherencia que permite unir al grano de arena con el cementante en común, para formar "un solo cuerpo", pues en el cielo "no hay lugar para dos".
(Nota: Si temés perder el amor diario, podés acumularlo depositándolo en las misas diarias de la semana).
Cada vez que comulgás, tu cuerpo y tu sangre se transforman poco a poco en cuerpo y sangre de Cristo, alma y divinidad, llegando como punto máximo “la Santidad”, que significa Cristo presente en forma total en ti.

Finalmente, podemos decir que solo podemos tener la esperanza de salvación en comunión con Cristo y de ningún otro modo. Así que aquellos que dicen “yo soy un buen cristiano, y no tengo necesidad de ir a misa”, es incorrecto y está en pecado grave. “No voy porque va fulano y mengano”, se va por Cristo y no por los demás. “La misa es muy aburrida”, la crucifixión solo divierte a sus verdugos. Pero si sentís el dolor de su muerte, te dará la alegría de su resurrección.

Compren y lean “el Catecismo de la Iglesia Católica”, van a encontrar todas las explicaciones y evacuarán todas sus dudas.

Luego de recibir la comunión se puede hacer la siguiente oración:
ALMA DE CRISTO
(San Ignacio de Loyola)
Alma de Cristo, santifícame.
Cuerpo de Cristo, sálvame.
Sangre de Cristo, embriágame.
Agua del costado de Cristo, lávame.
Pasión de Cristo, confórtame.
¡Oh buen Jesús!, óyeme.
Dentro de tus llagas, escóndeme.
No permitas que me aparte de Ti.
Del maligno enemigo, defiéndeme.
En la hora de mi muerte, llámame.
Y mándame ir a Ti,
para que con tus santos te alabe,
por los siglos de los siglos.
AMEN


Editado: 21-01-10; 21:09hs
--o--
Los que han leído este artículo también leyeron:
--o--

1 comentario:

  1. ¡Excelente trabajo, sigue así hermano, y que Dios y nuestra Madre te sigan instruyendo y bendiciendo.....tu hermano en Cristo.......

    ResponderEliminar