miércoles, 30 de marzo de 2011

El Lavado del Cabello

Cuando lavamos nuestro cabello, lo hacemos en forma automática, sin prestar demasiada atención a esta tarea. Por eso, te acercamos algunos consejos para un perfecto lavado de cabello.

- Antes de lavar el cabello lo mejor es desenredar bien y cepillar.

- No se debe utilizar ni agua fría ni caliente, solo tibia y no es conveniente aplicar el shampoo directamente sobre el cuero cabelludo, la mejor opción es hacerlo primero en la manos y luego aplicarlo sobre el pelo. El cabello debe estar muy bien mojado cuando coloquemos el champú sobre él, para que actúe mejor.

- La frecuencia con la que se debe lavar el cabello dependerá de las actividades que realicemos y del lugar en el que vivamos o trabajemos. En un ambiente normal, se debería lavar unas dos veces por semana. Sino, lo mejor es hacerlo unas 3 o 4 veces por semana.

- El shampoo elegido debe tener poco detergente, en la actualidad se pueden conseguir productos a base de hierbas que son menos agresivos para el cabello.
Tampoco hay que abusar de la cantidad. Esto no influye en la limpieza y solo se logra alterar los aceites naturales del mismo.

- Si por alguna razón hay que lavar el cabello todos los días, lo mejor es utilizar productos específicos para el lavado diario, ya que los otros pueden ser demasiado fuertes para una limpieza tan frecuente.

- Utilizar el shampoo adecuado para cada tipo de cabello (graso, seco, normal, mixto) y el resultado que se desea obtener (rizos, lacios, volumen, etc.):

- Una vez aplicado el shampoo, se debe lavar el cabello con suaves masajes realizados con las yemas de los dedos sobre el cuero cabelludo. Estos masajes estimulan la circulación. No debe utilizarse las uñas.

- El enjuague del cabello es muy importante y se debe realizar tranquilo. Hay que dar tiempo al agua para que arrastre todos los restos de shampoo. Luego de enjuagarlo una primera vez, habrá que repetir la operación del shampoo, es decir, lavarse dos veces con este producto antes de aplicar el enjuague. Luego, aplicar el acondicionador o crema enjuague solo en las puntas y a lo largo del cabello, no sobre las raíces. Masajear un poco, dejar actuar y volver a aclarar hasta que el agua salga completamente limpia.

- El secado del cabello debe realizarse con una toalla pero sin estrujar demasiado, el cabello húmedo se vuelve muy frágil. Lo ideal sería dejarlo secar en forma natural y sin secadores.

por: Staff de CHP
ComoHacerPara.com

La frecuencia con que se debe realizar el lavado de cabello

El lavado de cabello debe realizarse según tres aspectos: la grasitud, la suciedad y la textura del mismo. Vamos a desmitificar la idea de que lavarse frecuentemente el cabello daña. Por el contrario la suciedad, como el hollín, el humo, el sol veraniego, etc. son elementos nocivos para él. Como también, la carencia de los elementos nutritivos fundamentales que se absorben de los productos del lavado y de los propios fluidos del cabello. Tomaremos en cuenta que la raíz del cabello después de que se moja demora 48 horas en secarse naturalmente y si lo lavásemos en menos de este tiempo terminaría por pudrirse y caerse.

A todo esto agregamos que, hoy por hoy la mujer al teñirse cambia la textura de la fibra capilar a más porosa. Es por eso que sugerimos que la frecuencia a realizar el lavado varíe de una vez por semana en cabello seco a normal y un día por medio en cabello graso. Para cada tipo de cabello, como ya dijimos, existen hoy por hoy productos específicos. Nosotros tenemos la certeza de que si queremos lograr que nuestra cabellera luzca hermosa, los productos que escojamos correctamente o no, determinarán los resultados que obtendremos. Si no nos sintiéramos capaces de elegir los productos es conveniente pedir consejo a un profesional. Uno de los casos en que cuesta determinar los productos es en cabellos combinados (cuero cabelludo graso, largos y puntas de cabellos secos). Para ellos aconsejamos que la frecuencia de lavado del cabello sea cada 4 días. Existe para este caso shampoo inteligente, que actúa equilibrando la problemática. Por lo general no es común y se vende en las peluquerías. El enjuague más adecuado para este caso es para cabellos secos. El modo de utilizarlo será: colocarlo del frasco a las manos, así aplicarlo acariciando los largos y puntas sin tocar el cuero cabelludo. Con el tiempo se podría superar la problemática de grasitud y llegar a una vez por semana que sería lo ideal.

Fuente: Peinados y Maquillajes


El abc de un buen lavado

Lavarse el pelo. Debido a que es un acto habitual y mecánico, al hacerlo casi sin pensar no le prestamos demasiada atención al momento del champú. Claro, el problema es que si no se hace bien, las consecuencias se notan en la salud, la fuerza y el brillo del cabello.

- En principio, es un mito que hace mal lavarse el pelo todos los días. Si bien algunas mujeres prefieren lavarlo 2 o 3 veces por semanas, otras necesitan hacerlo en forma periódica. En estos casos, se deben utilizar productos de uso frecuente: no pasa nada por lavar el pelo diariamente.

- Asegurate de usar el champú adecuado. En función del tipo de pelo y el cuero cabelludo, necesitarás un producto adaptado a tus necesidades. Además, tené en cuenta el estilo que buscás: más liso, con rulos definidos o menos volumen.

- Lavate el pelo siguiendo estos pasos. Cepillalo para eliminar lacas y espumas. Mientras te lavas, dejá que tu melena cuelgue de manera natural para evitar que se enrede. Lavate el pelo con agua tibia, ni muy caliente ni muy fría. Utilizá una cantidad de shampú del tamaño de una nuez. Extendé el champú con ayuda de las yemas de los dedos de una mano y, con la otra, emulsioná con movimientos circulares para que el producto llegue a todo el cuero cabelludo. Nunca frotes y menos con las uñas. Enjuagate dejando que el agua corra a través del pelo. No lo frotes de manera violenta mientras esté húmedo porque podés hacerlo más vulnerable. Date el último enjuague con agua fría para que las cutículas estén bien cerradas y así el cabello tenga más brillo. Comprobá que el pelo no tenga burbujitas, ni hilitos brillantes, ni un tacto resbaladizo.

Crema de enjuague y acondicionadores

El uso regular de los acondicionadores asegura un pelo 75% más fuerte. Cuando el pelo nace, la cutícula -capa más externa formada por células superpuestas, que son como las tejas de un tejado- está en buenas condiciones. Pero a medida que crece, tiende a deteriorarse por distintos motivos -lavado, secado, cepillado, planchado- y , como consecuencia, las escamas dejan de estar alineadas, se levantan e incluso pueden llegar a desprenderse con lo que se produce un pelo quebrado.

Por eso, la función principal del acondicionador es la de sellar la cutícula del cabello y proteger del quiebre, equilibrando el nivel de hidratación y reduciendo la electricidad estática. Además, aumenta la suavidad y brillo y facilita el peinado.

El uso correcto del acondicionador:

1) En principio, debés haberte enjuagado bien el champú.

2) Volcá un poco de acondicionador en la palma de la mano y con ayuda de las yemas de los dedos aplicalo por todos los mechones, desde las puntas hacia arriba hasta la altura de las orejas. Dejá que actúe unos minutos y concentrate en las puntas.

3) Enjuagate bien. A veces, el estado del pelo necesita, además del acondicionador, un tratamiento o máscara que le aporte un cuidado extra. La frecuencia depende de la salud de tu cabello, pero se recomienda utilizarlo de una a dos veces por semana.

Pelo seco

Lo mejor sería que dejes que el pelo se seque al aire libre, pero en pocos casos es posible lograr una forma adecuada sin utilizar el secador, por eso, te contamos estos trucos para un secado seguro.

- No uses el secador cuando todavía el pelo esté chorreando agua. Eliminá la máxima humedad posible con una toalla.

- Cuando utilices el secador o aparatos eléctricos para alisar/rizar, evitá sobrecalentar las puntas ya que son la parte del pelo que primero se seca.

- Si tenés rulos, te conviene usar un secador difusor. Gracias a su sistema, el aire se distribuye de manera uniforme por cada uno de los mechones y genera una mejor definición de los rizos.

- No seques completamente el pelo. Terminá de secarlo cuando todavía esté un poco húmedo.

- No uses el secador en su máxima temperatura. Tampoco lo mantengas en un punto fijo, sino mantenelo siempre en movimiento alrededor del cuero cabelludo.

Fuente: Divérsica


Como mejorar el shampoo en forma casera

Para conservar y evitar que se caiga el cabello debe lavarse cada tercer día, pues al lavarlo todos los días la raíz se va debilitando con tanta humedad, por ello es conveniente usar un buen shampoo que contenga ingredientes naturales; los hay de frutas, de vegetales, de yema de huevo, etc., mientras menos productos químicos contengan es mucho mejor. Hay shampoos de jojoba y de cacahuananche ambos son muy buenos para el cabello.

Consejo:
Si quiere mejorar su shampoo en forma casera, puede hacer lo siguiente:
  • Se machacan cuatro fresas maduras.
  • Se pasan por una coladera empujando la pulpa con una cuchara.
  • Se pone en un tazón de plástico.
  • Se agrega una cucharada de miel de abeja.
  • También se añade una cucharada del shampoo que use.
  • Se bate con un tenedor para que quede bien mezclado.
Forma de aplicar:
  • Una vez que queda listo debe usarse el mismo día.
  • Se aplica igual que tu shampoo.
Recomendaciones:
  • Se puede ir variando con otras frutas como durazno, muy maduro para que este suave y pase por la coladera, con papaya o manzana.
  • Recuerde siempre ponerle una cucharada de miel de abeja y una o dos cucharadas de su shampoo.
por: Dianeli, Cuidado del cabello

1 comentario:

  1. Muy buena columna, buenisima informacion, muy bien explicado, gracias a la persona que se dio el tiempo de escribir esto. Buen dia

    ResponderEliminar