lunes, 28 de marzo de 2011

Perfumes Masculinos, usos y motivos

Desde las primeras aguas de colonia, el perfume masculino se ha convertido en un accesorio indispensable, el toque final de la elegancia. El perfume es una obra de arte y elegirlo es firmar una personalidad, una identidad. Es el aliado más inquietante del encanto masculino.
Y, aunque se trate de un regalo o de un simple consejo, elija un perfume de calidad: escoja siempre lo bueno y auténtico, pues lo barato sale caro. Y de la misma forma, hágalo para aquella persona del género femenino que tanto admira, que tanto adora. ¿A qué mujer no le agrada conocer o andar con un varón atractivo, con personalidad, de buen vestir, de buen gusto, de buen andar y bien al perfume? Usar perfumes es un placer. Una gota de esencia proporciona un placer difuso. El perfume debe ser un olor personal, tan particular como las huellas digitales. El perfume de un hombre debe ser suave, discreto y no parecer exagerado. El perfume forma parte de uno mismo. Si ya lo ha elegido, úselo de preferencia por la noche. Para el día, solamente use un agua de colonia, ligeramente frutada y discreta si transpira mucho.

Clasificación de los Perfumes:
Según los profesionales, los perfumes se clasifican por familias de olores y tienen como objetivo mostrarnos el olor dominante del perfume.

Perfumes Suaves o Frescos: conocidos como agua de toilette deportiva, más tónica que perfumada. Son las que catalogamos como florales: podemos usar con olores de helecho, musgo, limón, el pomelo, la naranja o la mandarina.

Perfumes Ámbares o Dulces: provienen sobre todo de las semillas, las especias y las hierbas aromáticas con olores penetrantes y cálidos.

Perfumes Balsámicos: a base de resina, de corteza o de maderas olorosas, dan un aire retro, incomparablemente sutil, con clase y discretos.

El Perfume, según la Personalidad
La personalidad y estilo de vida de un hombre pueden estipular su preferencia por ciertos olores.

Hombre Deportista: debe usar un perfume fresco. Sus esencias suaves se extenderán por su piel calentada por el esfuerzo. Le gustará tonificarse por las mañanas y son buen regalo para un hombre poco acostumbrado a perfumarse.

Hombre Sofisticado: debe usar perfumes con especias, maderas o ámbar, pero siempre esencias sensuales y permanentes. Van bien sobre todo a los morenos de piel mate: pero un olor de especias debe repartirse bien para que dure.

Hombre Refinado: debe usar perfumes de aromas a cuero, de hierbas aromáticas sutiles. Debe elegir una colonia clásica pero con nombre. Tradicional quizá pero con mucha clase.
En invierno, el perfume puede ser con más esencias, mientras que en verano son preferibles los abrutados, las aguas de colonias, los perfumes de pino o mandarina. Durante el año podemos usar Agua de colonia, Desodorante perfumado en spray o en barra, Gel de ducha perfumado, Loción de afeitado y un tónico para antes del afeitado, Champú perfumado, Loción hidratante corporal y Gel hidratante después del afeitado. En el verano podemos usar Agua de colonia refrescante, Spray desodorante y refrescante, Gel hidratante con color para los primeros rayos de sol y una loción vitalizante, refrescante y poco perfumada para la mañana, después del baño.

El Perfume, según su Aroma:
El perfume se prueba sobre la piel, en el interior de la muñeca, que es la zona donde la intensidad de las pulsaciones difunde los olores. Un perfume no se elige de inmediato, debido a que su fragancia sólo es total pasadas unas horas. Luego de la pulverización sentimos el olor primero del perfume. Son olores agrios o verdes. En seguida notará el olor medio, a menudo floral o de especias. Finalmente, pasadas unas horas, percibirá el olor del fondo. Los componentes poco volátiles como el musgo, el ámbar o las maderas exóticas quedan impregnados en la ropa. Para probar varios perfumes debemos cambiar de muñeca, nunca debemos sobreponer los perfumes. Tampoco debemos probar más de tres perfumes a la vez, ya que corremos el riesgo de no oler nada.

Pautas sobre el Uso del Perfume
Aquí les proporcionamos algunas pautas para que, a la hora de perfumarse, no se cometan errores:

No Usarlos para Caminar Bajo el Sol: pues, algunos componentes del perfume son “fotosensibilizantes”. Los rayos del sol provocan sobre la piel, en la zona de pulverización, unas manchas marrones casi indelebles.

Algunos son Incompatibles con la Piel: ya que en algunos casos los perfumes reaccionan de una forma imprevisible sobre la piel y su olor se vuelve ácido, desagradable. Esto se debe a una incompatibilidad con las secreciones cutáneas, que se trata de una reacción excepcional e individual que no tiene nada que ver con la calidad del perfume.

Guardarlos en Lugares Adecuados: recuerde, no dejarlo al sol, ni en un lugar caliente, ya que el perfume tiene un periodo de duración limitada, siempre y cuando esté a la sombra, fresco, en una atmósfera seca y sin agitarse.
por Jorge Valera
Fuente: Medicinas Naturistas


Cómo y cuándo usar un perfume

El clima, la ocasión y el estado de ánimo pueden influir a la hora de elegir una fragancia. Su buen uso es un sutil proceso de conocimiento personal.

El sentido del olfato pasa muchas veces inadvertido en un mundo enfocado en la vista y el oído. Aun así está en funcionamiento todo el tiempo, modificando las sensaciones, los estados de ánimo y la evaluación que hacemos de las situaciones y las personas.

Si bien la elección de un perfume es un acto basado en circunstancias y gustos personales, existen factores que no es bueno obviar.

El perfume y las estaciones del año
El clima afecta al modo en que las notas de un perfume se desarrollan. En invierno o en verano las recomendaciones tienen algo más de peso, mientras que la primavera y el otoño son tiempos más proclives a la experimentación y a la elección particular.

Verano: En el clima caluroso el perfume se evapora más rápidamente, por lo tanto se debe aplicar en menor cantidad y con un poco más de frecuencia. Las notas florales y las cítricas son las que mejor van con la temporada. En los días de mucho calor, las fragancias cítricas o las oceánicas pueden ayudar a sentirse más fresco.

Invierno: Con el efecto contrario al del clima veraniego, el frío es ideal para usar perfumes más ricos y pesados, que se se desarrollarán lentamente y durarán más. Las esencias animales, especias y maderas son las más utilizadas en esta época.

Primavera y otoño: Las estaciones de transición abren el abanico de posibilidades. Es probable que en primavera sienten mejor las fragancias frutales, mientras que el otoño se presta para experimentar con notas de resinas, bálsamos y especias.

Un perfume para cada ocasión

Los momentos especiales de la vida también quedan registrados en la memoria olfativa. La elección acertada de un perfume puede marcar la diferencia en una reunión de negocios o en una cita, no solo por la reacción de los otros, sino porque aumenta la confianza y mejora el estado de ánimo.
Para todos los días: Lo ideal es utilizar perfumes sofisticados; es decir, que las notas no sean obvias (en especial si son florales). Además, al estar en contacto con mucha gente, una fragancia neutra evita contratiempos como alta sensibilidad o alergia a un componente.

Para la noche: Los perfumes orientales o amaderados van mejor con la noche. Es el momento de demostrar personalidad y usar esencias que definan a su portador.

Para momentos tensos: Algunas esencias nos pueden ayudar a relajarnos y mantener la calma. El calone, sintético utilizado para fragancias ozónicas u oceánicas, o notas como la vainilla, la lavanda o el ylang ylang tienen un efecto tranquilizador.

Revitalizantes: El limón, la naranja, el pino y el romero generan una sensación de vitalidad que puede ayudar en momentos de cansancio.

Bodas y fiestas diurnas: Para las mujeres es la ocasión ideal de lucir su mejor fragancia floral. Es preferible utilizarla en forma moderada, y aplicarla nuevamente durante la fiesta.

Aplicación y uso del perfume

Existen consejos muy repetidos sobre la correcta forma de aplicarse perfume, y todos ellos son válidos. Se sabe que los puntos de pulso son claves para expandir la fragancia. Están en las sienes, la base del cuello y la parte interna de las muñecas y los codos.

Pero como cada piel y cada perfume son distintos, el mejor consejo es prestar atención a los resultados y aprender con el tiempo. De esta manera se sabrá en qué lugar del cuerpo y en qué medida utilizar una fragancia floral o una especiada.

Cuando se prueba un nuevo perfume se debe ir de menor a mayor en la cantidad aplicada. Un exceso puede provocar dolor de cabeza, tanto al que lo usa como a los que están a su alrededor.


Fragancias para ocasiones especiales

Los enamorados de un perfume en particular pueden utilizarlo de varias formas diferentes. Si el perfume es muy caro, se puede reemplazar con alguna imitación o con otras fragancias que contengan las mismas notas para probarlo de manera novedosa:
Sobre alguna prenda, lo ideal sería probar en un área pequeña y poco expuesta, para apreciar la reacción de la tela. Si es delicada o de colores claros, se debe ser particularmente cuidadoso.

Algunas gotas en un quemador de aceites pueden perfumar una habitación para una ocasión especial.

El perfume no puede aplicarse sobre joyería, ya que se reduce su brillo y se altera su capa externa. En el caso particular de las perlas, se pueden decolorar.

Las flores artificiales pueden ser rociadas con perfume.

Para perfumar papel o tarjetas, el mejor método es rociar una bolsa plástica, guardarlos allí y dejarlos sellados por una noche.
Un importante hombre de negocios dijo: “la personalidad es al hombre lo que el perfume a la flor”. Perfume y personalidad están relacionados en un ida y vuelta permanente, y hacerlos coincidir es un arte sutil que requiere fijar la atención en la forma en la que nos relacionamos con el mundo.

por Rodrigo Zabala
Fuente: suite 101

No hay comentarios.:

Publicar un comentario