miércoles, 2 de marzo de 2011

¿Quién responde a la pregunta “Qué significa espacio político”?

El peronismo en nuestro país está totalmente neutralizado, los peronistas son como una especie de inmigrantes sin bandera y sin patria en un suelo donde solo se conoce su nombre ignorando plenamente su significado.

La idea del transversalismo solo ha significado una bajada de telón en el escenario de la tergiversación ideológica y política. El peronista vota y milita cuando se invoca el nombre de su amado Movimiento Justicialista, porque a sabiendas que lo ve adulterado, igual lucha en favor de su nombre por ser tan grande la deuda sentimental que a lo largo de la historia se ha hecho carne en sus corazones.

El peronista sabe que lo están engañando, pero aún así se muestra como si no se hubiese dado cuenta de ello y busca continuamente un espacio político para desarrollar su don.

El espacio político es la mayor riqueza que puede concebir un peronista, tiene muchísimo más valor que cualquier cargo remunerado y favores sociales que insultan su propia condición militante desmoralizando continuamente su dignidad humana.

Un espacio político es el modo de hacer llegar la política de gobierno hasta los rincones más escondidos de nuestra sociedad. Un espacio político es el instrumento humano que permite prolongación del gobernante hacia todas las direcciones y distancias; es el modo de hacer presente al gobernante, y su política de gobierno, a cada habitante de nuestro pueblo.

Un gobernante, de cualquier nivel que se tome como referencia, sea nacional, provincial o municipal, no puede por sí mismo y en forma individual desarrollar su política de gobierno, sino que necesita de otros que funcionen como prolongación de él para completar para cada habitante el desarrollo de su gestión; esto se conoce como justicia, más aún en este caso, justicia social.

La justicia social, según la entendemos los peronistas, no pasa solo por el dinero o los alimentos o cosas meramente materiales, sino por un protagonismo humano capaz de desarrollar una comunidad organizada, que luego vela y trabaja por la obtención de los recursos económicos, alimenticios y materiales.

El peronista espera ser protagonista del cambio y no solo un espectador que sentado espera un beneficio económico inhabilitándolo de por vida detrás de la barrera de la marginación política y ciudadana. El peronista tiene la vocación de ser compañero y no de ser un individuo; tiene vocación de compartir y no de ser un parásito oficialista. Todo peronista tiene vocación política y lucha y espera que triunfe su signo político para poder expresarse socialmente junto con sus gobernantes y sus colaboradores más inmediatos. Espacio político es el medio expresivo donde los peronistas militantes, sin funciones remuneradas, desarrollan la política de gobierno que expresa el gobernante.

Es natural ver el enorme descontento que expresan nuestros compañeros y compañeras al presenciar el desarrollo de una política que lleva su nombre y es ejecutada de modo incorrecto por agentes de otras ideologías que solo buscan y consiguen beneficios individuales bajo el nombre de “gobierno peronista”, y tratan a los necesitados como parásitos con planes sociales que insultan su propia dignidad humana.

Los espacios políticos son un beneficio social que conviene al pueblo y a los gobernantes de buena voluntad. De hecho está que no es conveniente para aquellos que utilizan los espacios de poder para satisfacer sus propias apetencias individuales, en este caso ellos optan solo por espacios de poder con el fin de repartirse el esfuerzo de los que producen a costa del sufrimiento de su pueblo condenándolos a un deterioro progresivo de su propia condición como personas. Esta es la moda de los políticos actuales.

El pueblo argentino no necesita dinero, ni ropa, ni alimentos, ni escuelas, ni hospitales. Necesita ser protagonista de una organización comunitaria a través del gobierno para poder sentirse útil, conseguir su dinero, comprarse ropa y alimentos, asistir a la escuela con la frente en alto sin la vergüenza de la limosna del Estado.

El peronista necesita un espacio político, para que además de hacer lo que se debe hacer, no tomen como triunfo electoral la vergüenza de nuestro pueblo bajo el camuflaje de justicia social.

Juan C. Starchevich.

1 comentario:

  1. Stella Maris Romaña31 de marzo de 2011, 03:10

    El comentario está en el art. del blog: UN POCO MAS DE LO QUE SE VE: http://juancastarcreaciones.blogspot.com/2011/03/un-poco-mas-de-lo-que-se-ve.html#more

    ResponderEliminar