miércoles, 30 de marzo de 2011

Un nuevo modo de hacer política

En vísperas de estas nuevas elecciones internas notamos que existen muchas personas que se presentan por sí mismas como pre-candidatos con la intención de lograr ser elegidos como candidatos electorales en las elecciones generales.

En primer lugar, estas personas saben muy bien que no van a lograr la cantidad de votos suficientes como para ganar las internas; además, ninguno de ellos goza de una mediana estima popular que los apoye en campaña, por no ser postulados por las bases. Una especie de cabeza, pero sin cuerpo, que deambulan por los distintos medios para lograr adhesiones.

Por otro lado, existen varios grupos de militantes que quieren participar y no logran la aceptación de las personas que ellos desean como candidatos. Sería una especie de cuerpo sin cabeza; muy vulnerables y muy expuestos ante los ojos de los caza-militantes con dineros del Estado.

Aquí comienza esa danza de la nueva política simplista o informática fruto de estos nuevos tiempos. Funciona algo semejante a los mensajes de texto, lleno de errores y carente de significados, pues los que pretenden ser candidatos no saben para qué quieren serlo, según lo que expresan en los reportajes y publicación en los medios. Cuando se les pregunta por sus proyectos políticos responden que los darán a conocer más adelante. Es que no tienen proyectos políticos ni tampoco tienen idea de lo que se necesita para ser gobierno; no tienen relación con la masa social porque solo se muestran en tiempo de elecciones; y si hurgamos un poco más, veremos que todos estos siempre están colgados, o pretenden estarlo, de algún funcionario del gobierno de turno.

¿Qué significa todo esto? Muy simple, saben que no van a ganar, más aún, que van a conseguir muy pocos votos, pero esto es lo que ellos quieren, porque con esta pequeña cantidad de votos reclaman espacios para ellos mismos. Obtienen un carguito para ellos o algún familiar, quizás algunos favores especiales, y eso es todo. Este es todo el "proyecto político" de todos estos “candidatos a colgados” de algún funcionario del gobierno de turno.

Las bases, o sea, los militantes, son cuerpo pero sin cabeza, significa que no razonan con el cerebro sino con el corazón. Se rompen para ganar las elecciones y luego terminan desilusionados, abandonados, engañados... Pero en cada elección vuelven a hacer todo lo mismo, no aprenden ni con sus propias experiencias porque no tienen cabeza, como si fuesen idiotas.

La política de estos tiempos se caracteriza por el romance de una cabeza sin corazón y un corazón sin cabeza.

Por otro lado está la mayoría votante, los que no son ni candidatos ni militantes; no son ni cabeza ni cuerpo; son una especie de ganado en un corral de entretenimientos que solo piensan cuando tienen hambre, protestan pero rápidamente se callan cuando le dan algo de comer. Es un ganado que ha cambiado su libertad por placer sin darse cuenta que el placer deshace la unidad, individualiza, disgrega y genera esa sensación personal de impotencia. Este ganado tiene las mismas características del esclavo que trabaja para su amo mientras este lo alimenta, lo viste, lo educa y le imprime leyes según criterios y conveniencias propias. El amo decide la conducta de su ganado, sus relaciones, su porvenir. Este ganado se está transformando progresivamente en animal, por debajo del hombre esclavo, pues el hombre esclavo siempre ha sido consciente de su esclavitud y siempre ha tratado de conseguir su libertad, sin embargo, los animales se sienten conformes con ser apacentados, boyeriados; no tiene responsabilidades y escapa siempre de ellas, pues la responsabilidad es la contracara del placer.

Entonces surgen estos francotiradores de la política a presentarse como amos potenciales que negocian con parte del ganado para su propio beneficio personal con el único proyecto de lograr su propia tajada de este campo que se subasta en cada elección mediante el soborno y el placer de un ganado que todavía decide, pero poco a poco está declinando y perdiendo ese derecho.

¿Los gobernantes son corruptos? Sí, todos lo saben, pero desde el soborno y el placer ha surgido un curioso eslogan: “roban pero hacen”, legitimizando y haciendo cultura el error como verdad, por voluntad mayoritaria.

Cuando hacía la secundaria, me enseñaron en Derecho que: “El hombre, es todo ente susceptible de adquirir derechos y contraer obligaciones”, como definición del hombre según el Derecho expresado en las leyes de nuestro país, más bien en todo el mundo. Ahora, mirémonos un poco y miremos a nuestro alrededor y, según esta definición, preguntémonos ¿Somos hombres?, aunque también cabría formularnos ¿somos humanos?

Para ser hombres verdaderos debemos ir ganando responsabilidades, al mismo tiempo que vamos perdiendo y abandonando placeres, pues el placer es solo placer, sin embargo la responsabilidad es signo del amor que hace al hombre libre y humano.

En este momento recuerdo una frase de José Ingenieros que dice: “Tenemos la libertad de elegir entre ser águilas o gusanos, pero si elegimos ser gusanos perdemos el derecho de protestar si nos aplastan”.

Juan C. Starchevich
--o--
Temas relacionados:
--o--

1 comentario:

  1. Stella Maris Romaña31 de marzo de 2011, 03:11

    Mi comentario está en el art. del blog: UN POCO MAS DE LO QUE SE VE: http://juancastarcreaciones.blogspot.com/2011/03/un-poco-mas-de-lo-que-se-ve.html#more

    ResponderEliminar