viernes, 1 de abril de 2011

Argentina no es mayoría católica

por Juan C. Starchevich

Tomemos algunos fragmentos, solo para marcar referencias, pues sería conveniente leer los temas completos:

“Conozco tus obras: no eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! Por eso, porque eres tibio, te vomitaré de mi boca”.
Apocalipsis 3, 15-16.

“Pero ¡pobres de ustedes, los ricos, porque tienen ya su consuelo! ¡Pobres de ustedes, los que ahora están satisfechos, porque después tendrán hambre! ¡Pobres de ustedes los que ahora ríen, porque van a llorar de pena!”
Evangelio de San Lucas 6, 24-25.

Además, la Iglesia Católica nos enseña a interpretar correctamente la Biblia a través del Catecismo, Encíclicas Papales, Documentos, etc.

Si alguien piensa que la Iglesia no tiene autoridad de enseñanza, entonces ¿cuál es su función? ¿Para qué sirve ser depositaria de las acciones y vida de todos los santos? ¿De qué sirven tantos estudios e investigaciones de personas preparadas para tal fin?

¿Acaso, mi interpretación podría ser superior a la de los Obispos en comunión con el Papa?

¿Soy mejor que ellos? ¿Sé más que ellos?

¿Acaso alguien piensa que Dios ha creado “Su Iglesia” en vano, para luego “iluminar” en formas diversas a cada individuo que pretende interpretar a su antojo haciendo de la fe una religión personal?

Veamos otro ejemplo:
“Saulo no desistía de su rabia, proyectando violencias y muerte contra los discípulos del Señor. Se presentó al sumo sacerdote y le pidió poderes escritos para las sinagogas de Damasco, pues quería detener a cuantos seguidores del Camino encontrara, hombres y mujeres, y llevarlos presos a Jerusalén. Mientras iba de camino, ya cerca de Damasco, le envolvió de repente una luz que venía del cielo. Cayó al suelo y oyó una voz que le decía: «Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?» Preguntó él: «¿Quién eres tú, Señor?» Y él respondió: «Yo soy Jesús, a quien tú persigues. Ahora levántate y entra en la ciudad. Allí se te dirá lo que tienes que hacer.»”
Hechos de los Apóstoles 9, 1-6.
Saulo es San Pablo. Aquí él mismo relata y da testimonio de su conversión; pero ¿Qué ocurre al final del relato de Jesús?, ¿acaso le dice: “Saulo, tu eres muy inteligente, te voy a iluminar para hacer contigo una nueva religión, porque los ignorantes de mis discípulos son demasiado duros de entendimiento y…”? NO!!! Nada de esto, sino que lo mandó a que se ponga a disposición de ellos. Lo mandó a ser instruido y guiado por su Iglesia.

Así ilumina Dios a los hombres, y los que se apartan de su Iglesia lo hacen por su propia cuenta, esa no es la voluntad de Dios.

Apartarse también significa, aún siendo católicos, hacer oídos sordos a lo que enseña la Iglesia Católica, y peor aún, actuar en su contra.

Si alguna vez pienso que la iglesia está equivocada, es más probable que el equivocado sea yo, por sobradas razones y diferencias.

Pregunto:
Si la mayoría fuese católica ¿se estaría discutiendo sobre el aborto, el divorcio, los homosexuales,...? ¿Triunfarían estas leyes, aún con la desaprobación de la Iglesia?
Aún así la gente sigue bautizando a sus hijos, se siguen casando por iglesia,… ¿para qué lo hacen, si luego hacen y piensan todo lo contrario a lo que la iglesia manda? ¿Esto significa tibieza? “A los tibios los vomitaré…”

Es solo un conjunto de personas paganas que asisten a la Iglesia Católica (la mayoría no va nunca!!!), quizás porque les queda más cómodo, nada más, pero no cumplen sus mandatos y no están de acuerdo con sus enseñanzas.

Van, pero no viven; se muestran, pero no son.

No he escrito esto para criticarlos, pues cada cual puede hacer lo que quiera, sino solamente para afirmar que Argentina no tiene mayoría católica.

1 comentario:

  1. Muy buena deducción sobre nuestras costumbres, pero en especial, sobre ls actitudes de los legisladores que se proclaman cristianos y obran al revés, dictando leyes ridículas que atentan contra las "buenas costumbres". La mal llamada "educación sexual" ya produjo sus resultados: cada vez son más las adolescedntes embarazadas, de 12 y 13 años... C.A.Dansey

    ResponderEliminar