domingo, 21 de noviembre de 2010

Terrorismo y Testimonio en Argentina del ‘70

* Más abajo: Testimonio del Dr. José Brunetta (involucra a Bonasso, Kunkel, Taiana, Verbitsky, Eduardo Luis Duhalde…)
Algunas diferencias doctrinarias
Todavía no entiendo muy bien del significado de “oligarca” según criterio de esta siniestra -izquierda distorsionada- fuerza política “K” que se ha apropiado del Partido Justicialista, al igual que el Tordo (pájaro que empolla en nido ajeno).

El criterio peronista se sustenta en las bases creadas por un hombre de las Fuerzas Armadas de la Nación, el Coronel Juan D. Perón, con ideas de generar la conversión integral de la persona desde su actual realidad ignorante y laboralmente esclavizada, hacia la transformación mental y profesional que se logra a través de las ciencias administradas por las escuelas de distintas especialidades y estudios universitarios, para egresar de ellas con verdaderas aptitudes intelectuales y laborales abriendo un nuevo escenario de nuevos actores de nuestra sociedad y los llamó “trabajadores”, aplicado especialmente a los obreros que en ese entonces eran mayoría.
Obreros que no se quedaban dormidos en los laureles, sino hombres y mujeres que trabajaban con mucho esfuerzo y mandaban a sus hijos a estudiar porque tenían muy en claro que esto hace a los hombre libres. Este es el peronismo doctrinario que se ha inspirado mediante el conocimiento de distintas ideologías políticas reinantes en el mundo, pero orientando todo ello desde la perspectiva de la Doctrina Social de la Iglesia Católica (Encíclica Rerum Novarum, del Papa León XIII, Catecismo de la Iglesia Católica, entre otros), formación natural de los hombres de las Fuerzas Armadas de la Nación. Entonces, la idea “oligarca” era atribuida a todos aquellos que se oponían a la alfabetización de los ignorantes y la libertad de los que trabajaban en sus propiedades… Más adelante también fueron llamados “gorilas”.

El peronismo no fue perfecto, hubo muchos errores. Los llamamos errores porque distintas son las convicciones. El máximo peligro es cuando las convicciones son errores, cosa ajena al peronismo doctrinario.

Sin embargo, esta nueva corriente “K” no tiene nada que ver con el peronismo, pues es y hace todo lo contrario a lo antes dicho, porque prefiere ignorantes y esclavos; la palabra “Trabajador” se ha reemplazado por “Desocupado”, transformando al hombre libre en esclavo. En cada aula de escuela se obliga al docente bajo la excusa de “inclusión” a atender al mismo tiempo a alumnos “súper inteligentes” con “súper No-inteligentes”, regulando la enseñanza para abajo y dando como resultante una magra enseñanza que a nadie le sirve… ¿Dónde han quedado aquellas escuelas especiales que atendían a alumnos especiales, con docentes que se formaban especialmente para este fin? ¿De qué sirven las escuelas si no sacan provecho de la mayor inteligencia y capacidad intelectual? ¿Hacia dónde nos conduce todo esto? Esto no es peronismo.

El Kirchnerismo, con todos sus satélites de izquierda, solo es un tordo que pretende empollar en nido ajeno.

En los regímenes de izquierda, los que saben son una amenaza para ellos, al igual que los que obtienen los recursos por sus propios medios, al igual que todos los hombres y mujeres que saben y trabajan en lo que saben, quizás tan solo porque son libres. Ellos odian la libertad; el sometimiento es su ley, la mentira su espiritualidad, el resentimiento su realidad…
Juan C Starchevich
--o--

Testimonio del Doctor José Brunetta

El 9 de enero de 1975, en época de un gobierno supuestamente democrático, ingresé a trabajar como gerente de Finanzas a Chrysler Fevre Argentina S.A., empresa automotriz que tenía 4.000 operarios y 1.000 mensualizados, incluyendo directores y gerentes.

El primer día, ese 9 de enero de 1975, el señor director de Relaciones Industriales, Eduardo Beach, me pide si puedo tener una reunión con él. Me da la bienvenida y me dice que los cuadros directivos de la empresa están todos amenazados por el terrorismo de Montoneros y del ERP, porque la empresa no acepta pagar una mensualidad a los fondos de estas organizaciones y que si yo desisto de ingresar, no lo va a tomar como un acto de cobardía.

Ante mi respuesta que deseo entrar de igual manera, dado que por suerte la naturaleza me munió de determinados atributos, me pregunta mi fecha de nacimiento, la anota en forma de clave en una tarjeta y al dorso escribe su nombre, el del Director de Manufactura y el del abogado de la empresa con sus respectivos teléfonos. A continuación me dice que si me llegan a secuestrar les de la tarjeta a los delincuentes, que la empresa se haría cargo.

Gran debut, gran.

En marzo de 1976, llego a la empresa como de costumbre a las 8 de la mañana y veo un tumulto, pregunto qué pasa y alguien me dice que habían asesinado a Eduardo Kenny, gerente de Distribución. Primero lo tomo como un chiste pero luego, cuando me acerco al grupo, me entero de que era verdad.

Cuando en julio de 1976 me dijeron que habían a asesinado Carlos Balsa, supervisor de Flota, no pregunté si era una j... y cuando en noviembre del mismo año me dijeron que habían asesinado a Jorge Souto, gerente de Control de Laboratorio, ya empecé a preocuparme un poco más.

Me obligaron a salir de casa con custodia que me dejaba a las 10 o 15 cuadras.

Si me hubieran asesinado a mi, gerente de Finanzas y a la vez, en ese momento, presidente del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas, mi sepelio hubiera sido algo así como la Convención de Bancos Nacionales y Extranjeros.

Mi madre le decía a sus clientas del negocio de composturas de zapatos que había sido de mi padre zapatero (de allí mi origen oligarca), que de noche no podía dormir pensando que en cualquier momento le iban a informar que a su hijo lo había asesinado el terrorismo.

Sus clientas me sugerían cambiar de trabajo.

Ahora bien, pregunto ¿cuándo van a ir a los tribunales acusados de crímenes de lesa humanidad los ideólogos que enviaban a los jovencitos 'idealistas' a asesinar a civiles y a la vez a ser eliminados por las fuerzas del orden?

Los nombres los conocemos. Si no los conocen se los informo: Bonasso, Kunkel, Taiana, Verbitsky, Eduardo Luis Duhalde abogado de los terroristas... y suma y sigue.

¿Cuál fue mi pecado para estar en la lista de candidatos al homicidio? ¿No se dieron cuenta aún? Mi pecado fue que cuando falleció mi padre, el zapatero de la calle Tagle y Las Heras, cuando yo tenia 16 años, en lugar de ponerme a llorar, agarrar un arma y salir a robar, busqué un trabajo, terminé mi secundario en la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini, mis estudios en la Asociación Argentina de Cultura Inglesa y luego estudiaba en la Facultad de Ciencias Económicas, trabajaba fuera de casa, le ayudaba a mi madre en su negocio y terminé todos los títulos en ciencias. económicas: Contador Publico, Licenciado en Administración y Licenciado en Economía.

Si hubiera salido a la calle con un fierro quizás ahora podría ser ministro, secretario de Estado o jefe de los Fiscales.

Si alguien quiere seguir hablando sobre este tema estoy a disposición. Pero ojo no soy fácil ni me achico. Carajooo!

Saludos cordiales

El doctor José (Pepe) Brunetta es ex director de Chrysler Fevre Argentina, Past Presiden y Fundador del Instituto Argentino de Finanzas IAEF, presidente de By Performance y agente oficial de TESAM Argentina.

brunetta@byperformance.com.ar

No hay comentarios.:

Publicar un comentario