sábado, 20 de noviembre de 2010

Un punto de inflexión en la Política Argentina

* Más abajo:
- Poliarquía: La encuesta con CFK al borde de la reelección.
- Se vienen grandes definiciones políticas: por Carlos M Acuña.

Mientras las encuestas hoy anuncian la reelección de CFK, Duhalde organiza inteligentemente el punto de inflexión que marcará un nuevo trazado en la política de nuestro país.

El peronismo enfrentará al kirchnerismo, posiblemente desde la aceptación, de toda la dirigencia del peronismo nacional, de elegir a Eduardo Duhalde como Presidente del Partido Justicialista. La realidad ya lo está “imponiendo” como el más indicado para generar este punto de inflexión (cambio suave de dirección y sentido; punto que existe entre dos curvas adyacentes y contrarias del camino). Lo contrario sería “punto de quiebre” (como el vértice de un triángulo), que podría generar realidades no deseadas e irreversibles.

Yo apostaba a otro candidato, pero sin quitarle mérito alguno, creo que él, primero tendrá que pasar por ese punto de inflexión para luego poder conducir con mayor seguridad.

Pienso que todos los peronistas debemos apoyar y sumarnos a Eduardo Duhalde para así poder recuperar el peronismo y desde este, nuestro país.

Todas las diferencias que tengamos debemos expresarlas internamente, de modo que no afecte la unidad en la organización nacional.

Resumiendo
La fórmula del punto de inflexión tiene dos pasos:
  1. Organizarse “todo el peronismo, sin excepción” con Eduardo Duhalde a la cabeza (Presidente del P.J.).
  2. Proponerlo, "todo el peronismo, sin excepción", a Eduardo Duhalde como candidato a Presidente de la Nación.
Juan C. Starchevich
—o—

Poliarquía: La encuesta con CFK al borde de la reelección
El trabajo, que reproducimos en su totalidad, muestra un fuerte cambio de tendencias desde el fallecimiento de Néstor Kirchner. Así es que la imagen de CFK después de esa fecha sube 21 puntos, 19 la imagen del gobierno, 18 la aprobación de la gestión económica y 11 la aprobación de la gestión presidencial. En la evolución de los dirigentes, la presidente llega a 56 y Daniel Scioli a 52. Un capítulo importante son las expectativas de cambio. Desde la desaparición del ex presidente las positivas llegan al 55% y las negativas solo al 39. Por último, la medición acerca de a quién se prefiere para presidente da que Cristina pasó de 23 en octubre a 35 en noviembre, con 46% de intención de voto.
Ver las Encuestas >>
—o—

Se vienen grandes definiciones políticas

El próximo lanzamiento de la candidatura presidencial de Eduardo Alberto Duhalde aclara el conflictivo proceso político. La gestión de un acuerdo con Scioli para la Provincia y con Macri para la Capital Federal, es decir, los dos distritos electorales más importantes del país. Las conversaciones con los jefes provinciales. Incógnita en el radicalismo aunque el retoño parecería que se afirma. Moyano sería quitado de la escena por los conocidos delitos comunes. ¿Renunciará Cristina?
Por Carlos Manuel Acuña para el Informador Público

A partir del próximo lanzamiento de la candidatura presidencial de Eduardo Alberto Duhalde en un multitudinario acto público que se realizará en el porteño Luna Park, se precipitarán importantes novedades políticas que ocuparán la atención pública durante todo el verano, hasta que concluida la etapa veraniega se perfile con claridad el devenir que incluirá el tembladeral institucional que nos dejó Néstor Carlos Kirchner. Podríamos incluir en esto último a la actual presidente de la República, pero Cristina Fernández, aun cuando ejerza una posición ideológica más definida que la que sostuvo su marido, es una figura menor en este escenario insólito en que se desenvuelve el futuro de la República Argentina.

Es evidente que la señora de Kirchner desea prolongar su estadía en la Casa Rosada como una fórmula de preservar su libertad y sortear las graves dificultades legales que deberá enfrentar cuando pierda el poder y con ello la influencia sobre los jueces que todavía le sean adictos, pero la realidad de los acontecimientos la aleja progresivamente de esta posibilidad en la que pone todo su esfuerzo. Como ya lo dijimos en su momento, sus asesores le señalan que tiene dos enemigos principales: uno, el camionero Hugo Moyano; otro, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, quien conserva un buen porcentaje de su capacidad de movimiento, especialmente en la zona neurálgica del Gran Buenos Aires o conurbano, la más poblada y donde se juega buena parte del proceso electoral. Allí, la izquierda violenta que se alimenta desde la Quinta de Olivos y otros centros conocidos intenta crear lo que risueñamente se llama cristinismo.

Respecto del primero, según parece, será la justicia el mecanismo que acorralará al secretario general de la CGT y todavía titular del PJ bonaerense por el gran negociado de los medicamentos comercializados a través de la Obra Social de los camioneros, un asunto que promete profundidades y salpicaduras tan grandes que podrán bloquear cualquier intento de resistencia posterior. Esto es importante por la fuerza y decisión que había demostrado el moyanismo a lo largo de toda su gestión pública, alentada por el propio Néstor Carlos Kirchner, quien había elegido esta vía como uno de los instrumentos aptos para equilibrar las fuerzas que estaban (y aún están) en juego. Los hijos de Moyano aún poseen el dominio de grupos de activistas, pero lo cierto es que pese al respaldo económico que ellos conservan, cuando llega la hora de la verdad, las alianzas, los apoyos y las promesas de lealtad tienden a flaquear y alejarse de la mano que les daba de comer.

Desde hace unos días, la esperanza de remontar la posibilidad política comenzó a flaquear y Hugo debió dedicarse a tomar recaudos para evitar ulterioridades legales respecto de las estancias, casas y otros bienes que adquirió a lo largo de la gestión de este gobierno y que no puede justificar. En ningún país serio o más o menos serio sería posible disimular tamaña acumulación de riqueza, pero en la Argentina puede ser distinto por múltiples y obvias razones por demás conocidas.

Lo que dejamos dicho no significa que el camionero haya salido de la escena pero sí que está en la puerta para hacerlo y que para ello sólo falta un pequeño empujón, una decisión política que, si se aplica, será aplaudida con sana alegría. De todos modos, salvo una sorpresa de último momento, puede decirse que el crecimiento moyanista ha sido frenado de golpe, las aspiraciones presidenciales o de otra instancia político-electoral que el camionero no ocultaba, dejaron lugar a la preocupación y todo indica que este factor de presión, que hasta hace muy poco llegó a jaquear a la misma pareja presidencial, ahora tomará el camino de la derrota. Si Moyano es quitado de la escena con o sin escándalo, la interna del poderoso justicialismo bonaerense se agitará por unos instantes y luego dará paso a un nuevo esquema político.

Éste tiene nombre y apellido. Cuando se creía que Daniel Scioli estaba acabado, la irrupción abierta y decidida de Eduardo Alberto Duhalde, con el lanzamiento de su candidatura que se concretará dentro de un par de semanas, modificó el esquema y abrió nuevas instancias. La decisión de Duhalde, meditada hasta el cansancio mientras tomaba contactos múltiples con los sectores más diversos, fue adoptada después de la certeza que dio Carlos Reutemann en el sentido de que no intervendría en la competencia presidencial, algo que resulta curioso atento las posibilidades que ofrece su nombre. Por lo visto, ya sería tarde si se diera el supuesto de que el santafecino cambie de opinión y esto es así porque ya se han tejido posiciones futuras para encarar el 2011. Entre ellas, el acuerdo con Scioli para que éste repita su gobernación, con lo que se darán por cerradas las especulaciones y se afirmará la posición de Duhalde. Por algo los intendentes lo acompañaron masivamente al gobernador en la convocatoria que hizo semanas atrás, convocatoria que no fue solamente para mostrarle los dientes al kirchnerismo, sino para afirmar una vía hacia el futuro, circunstancia que no supieron apreciar los estrategas de la Casa Rosada. En consecuencia, el primer distrito electoral del país quedaría insertado en un nuevo proyecto que confluye en Lomas de Zamora y que únicamente le resta fijar los grandes lineamientos que requiere la Argentina. El segundo distrito electoral más importante, como es la Capital Federal, encontró a su vez una vía de solución mediante un acuerdo con Mauricio Macri para que éste se presente para un nuevo período metropolitano. De esta manera, el frente que se formará tendrá un perfil más o menos definido, no obstante que el fundador del PRO ejecuta algunos requiebros que debería ajustar. En suma, los distritos que definen cualquier elección se acoplarían para darle una solución política a la Argentina decadente y peligrosamente enferma.

Queda por colocar en este tablero la posición de los gobernadores, que necesitan del poder central para gobernar en sus provincias, un tema que acorde con lo que dejamos sucintamente explicado, es más fácil de elaborar y cerrar. Queda entonces para evaluar lo que sucederá con otras corrientes partidarias, especialmente con la UCR carcomida por las disidencias internas. En este ámbito, hay tres nombres principales. El retoño de Alfonsín, Sanz y finalmente, Cobos, quien podría concluir con esta etapa constitucional si Cristina opta por acortarla y escucha a sus hijos, que claman para que abandone. Pero hablar de los radicales no es fácil y los indicadores parecerían apuntar con más fuerza al retoño para ungirlo como candidato. Si esto fuera así, las dudas suben y se instalan en el difícil terreno de las especulaciones, en un momento en que la Argentina oscila entre el odio desatado por el kirchnerismo, el revanchismo sin futuro y la necesidad de reimplantar la ley y el orden interno.

1 comentario:

  1. Un peronismo que vueva al pragmatismo y este definido como la búsqueda del desarrollo de la nación al servicio de su pueblo, esta sobredosis de ideologismo, de ola de pendeviejos imberbes nos ha dividido y fragmentado, en un mundo que ingresa en convulsiones la Argentina merece reunirse en metas concretas y verificables, basta de las lacras del progresismo que solo nos usó para llenar sus bolsillos, mirá como viven y donde viven, es hora de dar mejor ejemplo para darle esperanzas a los que nada tienen, sino porque soportar?. Espero que Duhalde pueda guiarnos en la tormenta del año entrante.

    ResponderEliminar