sábado, 6 de marzo de 2010

El Tema Militar

por Cnl. Juan Carlos Alsina

ESTIMADO CONCIUDADANO:
Permítame le robe 15 minutos de su tiempo. Permítame que intente comprometerlo. Todos sabemos que nuestro país vive momentos nunca imaginados. Momentos muy difíciles. Momentos injustos, dado las potencialidades y riquezas naturales que nos identifican.
Quiero a través de la presente tratar un tema NO MENOR. Un tema que el GOBIERNO por conveniencia y con la complicidad del arco opositor intenta ocultar:

EL TEMA MILITAR
Una cosa es lo que se dice. Otra la realidad. El estado de indefensión, la decadencia de nuestras Instituciones, la destrucción de nuestro aparato productivo, la falta de inversión, la inseguridad, la pobreza extrema, la destrucción del culto al trabajo, el enriquecimiento desmedido de los funcionarios públicos, la droga, la división de los argentinos, el rencor, el facilismo (aprobá un año y te damos dos), el caos social creciente y desbordante NO SON HECHOS NI AISLADOS NI CASUALES. Todo confluye a un Plan perfectamente premeditado.

Y el TEMA MILITAR, tema que se pretende callar es una pieza fundamental de la problemática que vivimos.

No soy GOLPISTA. Tampoco soy REPRESOR.

GOLPISTAS Y REPRESORES son nuestros DIRIGENTES POLÍTICOS. Soy un Ciudadano que quiere que el Gobierno Nacional cumpla con su mandato. Que no tengan escusas. Y cuando la ley se restablezca, a ellos y a sus cómplices…. la JUSTICIA SE LOS DEMANDE. …..

Deseo que haya VERDADERA JUSTICIA. Deseo que los DELINCUENTES estén presos y los CIUDADANO DE BIEN disfruten su libertad. Pero todos sabemos que esto hoy no ocurre.

Nuestro compromiso ciudadano es fundamental para revertir esta situación. No dejemos que nos sigan usando.

Si no dispone de 15 minutos; le pido POR FAVOR. Guárdelo….!!!! Y cuando tenga unos minutos no deje de leerlo. Adjunto mi dirección de correo electrónico por si quiere hacerme algún comentario. Todos serán bien recibidos.

Muchas gracias.

Quisiera NO estar escribiendo sobre hechos ocurridos hacen 40 años. Pero me siento obligado.

Recuerda usted que durante la década del 70 BANDAS DE DELINCUENTES SUBVERSIVOS se apoderaron del país creando el TERROR entre los ciudadanos que lo habitaban?

Por un lado delincuentes de derecha, representados por la triste y célebre “Triple A”. Con total impunidad, actuando desde las mismas entrañas del Gobierno Nacional atacaron a todos aquellos que no opinaban como ellos. Asesinaron, atentaron, robaron, amenazaron.

Por el otro, delincuentes subversivos de izquierda, entre los cuales se destacaron MONTONEROS y el EJÉRCITO REVOLUCIONARIO DEL PUEBLO (ERP), con una altísima capacidad operativa y excelente instrucción militar, entrenados en el exterior del país y obedeciendo a un PLAN SISTEMÁTICO para modificar el Sistema Republicano y Federal expresado en nuestra Constitución Nacional. La identificación de nuestros gobernantes con Venezuela y Cuba ¿no confirma lo expresado?

Estos Grupos Subversivos asesinaron a hombres, mujeres y niños. Robaron, secuestraron, torturaron, coparon unidades militares y comisarias, extorsionaron, mutilaron.

¿Recuerdan que todos ellos, los de derecha y los de izquierda actuaron con la comodidad y tranquilidad que les brindaba el anonimato?

Desde el mismo estado nacional unos; desde la clandestinidad los otros. No se identificaban con uniformes. Vestían y vivian como ciudadanos corrientes. Integrando grupos reducidos (células) asesinaban y rápidamente se confundían entre los ocasionales transeúntes. Su identificación y detención era casi imposible.

¿Sabe usted que quienes integraban los grupos de delincuentes subversivos ERP y MONTONEROS llevaban en su boca una capsula de cianuro? Si. Llevaban una cápsula de cianuro y en al supuesto que estuvieran por ser identificados y detenidos se suicidaban mordiéndola.

¿Sabe usted que si no actuaban de esta forma o si alguno de ellos intentaba dejar la acción armada era EJECUTADO por los mismos grupos que integraban?

Nadie estuvo a salvo. Militares, policías, empresarios, políticos, jueces, integrantes de la cultura, periodistas, sindicalistas, hombres, mujeres, niños. Todos fueron víctimas de estos grupos armados. Tampoco se podía saber quiénes cometían los atentados. Era la SIDE, era la TRIPLE A, eran los MONTONEROS o eran los del ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo). La confusión y el terror eran moneda corriente.

A tal punto llegaron la confusión y el terror de los argentinos que el Gobierno Nacional representado entonces por María Isabel Martinez de Perón resolvió y dispuso el empleo de las FFAA de la Nación para aniquilar a quienes desde la clandestinidad atentaban contra la sociedad y las instituciones.

Y así comenzó una GUERRA. Una guerra NO CLÁSICA. No se enfrentaron dos Fuerzas Legales perfectamente identificadas. No. Fue una GUERRA IRREGULAR. Por una lado las FFAA de la Nación perfectamente identificadas. Por el otro lado FUERZAS IRREGULARES, con una alta capacidad militar, actuando desde la clandestinidad y sin ninguna posibilidad de ser identificadas. Quién escribe participó activamente de la misma. Puedo dar fe de las debilidades que inicialmente presentábamos.

Por un lado, al vestir uniforme militar éramos fácilmente identificables y blanco cómodos de estos delincuentes.

Por otro lado, al inicio de las acciones parecíamos boy scouts. No fuimos formados en el Colegio Militar de la Nación para participar de este tipo de combate. Si fuimos capacitados para desempeñarnos en un combate clásico. Pero en esta guerra no se sabía quién era el enemigo.

Esto facilitó sus éxitos iniciales. Por ejemplo. El exitoso copamiento del Batallón de Comunicaciones de Comando 141 por parte de elementos terroristas pertenecientes al EJERCITO REVOLUCIONARIO DEL PUEBLO. Ocurrió en la ciudad de Córdoba el 17 de febrero de 1973. Estuve ahí. Lo viví. Puedo dar fe de la CAPACIDAD e INSTRUCCIÓN MILITAR de los DELINCUENTES TERRORISTAS que participaron de este copamiento. Eran profesionales. No eran improvisados.

Pero bueno. Fuimos aprendiendo sobre la marcha. Aprendimos que estaban entre nosotros (se infiltraban para obtener información); aprendimos que el uniforme no identifica (quienes coparon el B COM 141 vestían UNIFORME MILITAR como el que usábamos nosotros). Debimos movilizarnos utilizando documentación falsa. Los TERRORISTAS se disfrazaban con uniformes policiales y realizaban controles de tránsito y cuando identificaban a un miembro de las FFAA o FFSS simplemente lo ejecutaban. Sabían donde vivíamos. Sabían donde trabajábamos. Conocían las direcciones de nuestros padres, hermanos y amigos. Éramos presa fácil. Tuvimos entonces que cambiar hábitos como horarios, recorridos, visitas, etc.

¿Sabe usted que iniciadas las acciones militares y posteriormente derrocado el gobierno constitucional de Isabelita la “TRIPLE A” continuó atentando, robando, asesinando? Si, continuó accionando; pero ahora con claros objetivos materialistas, desde la clandestinidad y bajo el paraguas protector que les brindaba la GUERRA que las FFAA libraban contra los MONTONEROS.

¿Sabe usted que hoy marzo de 2010 no hay un solo TERRORISTA, sea de derecha, sea de izquierda pagando por los TERRIBLES DELITOS cometidos?

Pero eso no es lo más grave. Mutaron a JÓVENES IDEALISTAS y hoy casi son héroes. Y nadie dice nada. Se infiltraron en los poderes del estado e Integran los pseudos organismos de DDHH. Y desde ellos se ocupan de perseguir a miembros de las FFAA, que como yo, los combatieron durante una guerra que parece no haber terminado.

Crearon las condiciones que les permitieran cumplir con sus objetivos. Distorsionaron la realidad histórica, sacaron los hechos de contexto. Idearon un Cirko Juridiko que les posibilitara juzgar “supuestos delitos” cometidos por miembros de las FFAA y FFSS.

Ignorando la Constitución Nacional, anularon leyes dictadas por el Parlamento Nacional y privaron al personal militar de sus jueces naturales eliminando los TRIBUNALES MILITARES y modificando las LEYES y CÓDIGOS MILITARES.

Sancionaron los llamados delitos de lesa humanidad, imprescriptibles, que permitieran el marco para el “juzgamiento”, pese a que los “supuestos delitos” habrían sido cometidos con anterioridad a la promulgación de estas leyes.

Crearon los conocidos organismos de seudos DDHH y los proveyeron de todos los recursos económicos necesarios como herramienta de persecución y creación de causas contra el personal militar.

En la actualidad hay más de 800 PRESOS POLÍTICOS entre integrantes de las FFAA, FFSS y CIVILES. La gran mayoría de estos, por su jerarquía, sin ninguna responsabilidad sobre las acciones militares ejecutadas. Su responsabilidad. Haber cumplido órdenes de la superioridad.

Al momento de los hechos que se les imputan, creados por los pseudos organismos de DDHH, revistaban como soldados, cabos, sargentos, subtenientes, tenientes o sus equivalentes en las otras fuerzas. ¿Qué responsabilidad pueden tener?

La gran mayoría de los PRESOS POLÍTICOS lo están desde hacen 5, 6, 7 o más años sin juicio que los condene. ¿Y la Constitución Nacional?

Ninguno de ellos con menos de 60 años de edad. Muchos con más de 70 años. Algunos con graves enfermedades, inválidos, ciegos y sin la atención médica adecuada. Más de 80 muertos en cautiverio.

Mientras esto ocurre, HOY, quienes realmente delinquieron, delincuentes subversivos de derecha, de izquierda o MIEMBROS de las FFAA se encuentran en la FUNCIÓN PÚBLICA o disfrutando de su libertad y de los bienes materiales mal obtenidos.

SON FÁCILMENTE IDENTIFICABLES. Hay un lugar común en el cual confluyen DELINCUENTES TERRORISTAS y PSEUDO MILITARES DELINCUENTES. Pero política y judicialmente NO ES CONVENIENTE ahondar en el tema.

CONCLUSIONES

El juzgamiento del personal militar y civil que participó de la Guerra contra la Subversión obedece a CLAROS INTERESES ECONÓMICOS Y POLÍTICOS, cuyos beneficiarios son los integrantes de los seudos organismo de DDHH y quienes los rodean. Fiesta que pagaremos entre todos.

Quienes realmente delinquieron, TERRORISTAS o MILITARES y que hoy disfrutan de su libertad y bienes ya no pueden ser juzgados. Sus delitos prescribieron.

El personal militar victima de la política gubernamental en algún momento deberá quedar en libertad. El andamiaje jurídico creado para su “juzgamiento” es insostenible. Y el costo también deberá ser asumido por todos

Desde el estado nacional han utilizado el tema militar para dividirnos, para fomentar el odio, la confrontación, la separación, el rencor entre los argentinos. Divide y triunfarás.

Atacar a las FFAA y fundamentalmente a sus integrantes, obligarnos a continuar mirando hacia atrás, la inseguridad, la pobreza extrema, el enriquecimiento desmedido de nuestros gobernantes, el autoritarismo, la falta de legalidad y seguridad jurídica, la dependencia económica, cultural y sanitaria, el caos que hoy vivimos... no es casual. Todo obedece a una política de estado que a los argentinos claramente no nos conviene. Miremos a Venezuela.

Necesitamos mirar hacia delante y todos juntos volver a soñar con un país donde la Constitución y las Leyes se cumplan, un país donde el esfuerzo se premie y los errores se castiguen.

Cito:
Cnl (R-PPP) Juan Carlos Alsina
“Ciudadano Argentino Víctima de la Corrupción del Estado”.
meranromer@gmail.com

1 comentario:

  1. Ingeniero.

    Muchas gracias por hacerse eco de mi carta. Leí en su blog que usted es del Chaco. Justamente ayer le escribía unas líneas a un amigo de Mar del Plata. Entre otras cosas le hacía referencia a la pobreza extrema que conciudadanos padecen en muchísimas provincias argentinas. Una de ellas el Chaco.

    Le decía con referencia a los terremotos de Haití y Chile que no me parecía mal se ayude a esa gente en momentos tan difíciles como los que están pasando. Pero por otro lado me resulta increíble que no comencemos por casa. El gobierno, los deportistas, los artistas no saben que nuestros compatriotas mueren de hambre todos los días.
    Si lo saben. No entiendo. Vivo en la Capital Federal. Barrio Norte.

    Le aseguro que basta con caminar 10 cuadras por la Av. Santa Fe después de las 9 de la noche para escandalizarse por la cantidad de gente que vive en la calle. Hace 10 años atrás esto no se veía. Si lo extrapolo al interior no quiero ni imaginarme lo que debe ser eso.

    Un abrazo y nuevamente gracias.

    ResponderEliminar