lunes, 8 de marzo de 2010

¿Qué significa ser bautizado?

En nuestro país existe un gran número de católicos, la mayoría bautizados desde muy pequeños, como en mi caso, que vengo de una cultura familiar católica y una cultura social católica también. Siempre fue normal bautizarse desde muy pequeño, pues los vecinos y la propia comunidad se inquietaban cuando había un niño que crecía sin el bautismo, ¡qué hermosa comunidad!

No conocíamos en su totalidad ese significado, pero lográbamos la paz al sentirnos dentro de la familia de Jesús, y que Jesús sea parte de nuestra familia. Cuando era muy niño mis tías me cargaban en sus brazos y me acunaban con una dulce canción donde lo mencionaban a Jesús: “Por los campos verdes de Jerusalén, va un niñito rubio camino a Belén…”, llegué a quererlo tanto que hasta me pareció haberlo visto alguna vez.

No conocía la Biblia, y el catecismo solo a medias, y así me eché a andar en la vida, con una abuela que me llevaba a misa los domingos y mi primera comunión a los doce años. Entonces disminuí mucho mi asistencia a misa, iba muy poco y nada hasta que ingresé a la Facultad de Ingeniería, donde suspendía mis estudios para las misas del domingo.

Un día, mi madre me llama por teléfono preocupada por la situación económica de nuestra familia, ya no disponían del dinero para mis estudios y estaban perdiendo la vivienda. Luego de esta noticia me fui ante el Santísimo Sacramento en la Catedral de Resistencia. Me senté y no sabía que decirle a nuestro Señor, tan solo estaba sentado frente a Él en el Sagrario, hasta que se me ocurre una idea que el mismo Espíritu Santo ha puesto en mi mente, entonces le dije: “Padre, así como mis padres me han dado lo que ellos no tenían, sino lo que era tuyo, el bautismo, que es lo mejor que me han dado en la vida. Yo también quiero responderles a ellos de la misma manera”.

Eso fue todo, y al mismo tiempo el fin de todos nuestros problemas. Nadie se ha hecho rico, pero vivimos en paz sin que nada nos falte.

Tengo plena certeza que debemos acercar cada vez más la pila bautismal a las salas de parto y enamorar a todos los niños de Jesús nuestro Señor.

Frente a todo esto, muchas veces me sorprende ver a tantos católicos bautizarse nuevamente en otras religiones de denominaciones cristianas. Esto significa que al bautizarse por primera vez en la Iglesia Católica, habiéndose convertidos en hijos de Dios, según Jesucristo, se han vuelto a bautizar según Jesucristo en otra religión que rechaza a la Iglesia Católica ¿Qué significa esto? Bautizarse significa renunciar a todo lo anterior para nacer de nuevo ¿Acaso han renunciado a ser hijos de Dios para pertenecer a otra iglesia en la cual no conocen el significado de su nuevo bautismo?

¿Qué significa el nuevo bautismo? ¿Qué significa bautismo en otras iglesias cristianas, no-católicas? No tienen el mismo significado.

El Bautismo, según la Iglesia Católica

Es el Sacramento de iniciación a la fe cristiana. Es una marca indeleble, significa que jamás se borra, significa que es para siempre, significa que solo se realiza una sola y única vez en la vida.

El Bautismo convierte al bautizado en hijo de Dios, dentro del Hijo de Dios. Nos hace parte de Cristo, nos injerta en Él. Ya no nos pertenecemos a nosotros mismos, le pertenecemos a Cristo.

El sacramento del Bautismo imprime carácter: Al bautizado se le transfiere el triple carácter de Cristo: “Sacerdote, Profeta y Rey”. Por lo tanto, cada bautizado se transforma en sacerdote, profeta y rey, según Cristo.

El Sacramento del Bautismo transfiere “el Poder de Dios” para hacer el bien, según su voluntad. Esto significa que cada bautizado, por ser hijo de Dios y parte de Jesucristo, hereda desde el bautismo todos los poderes de Dios para evolucionar y hacer evolucionar al mundo hacia el valor máximo del hombre, que significa Santidad.

Con el carácter de Sacerdote, el bautizado, masculino o femenino, cuando bendice a alguien lo hace con el poder de Dios. Significa que el bautizado solo expresa la fórmula, y el Espíritu Santo realiza el milagro de la bendición. En la bendición también se puede consagrar a alguien para Dios. Esto quiere decir que al consagrar a alguien se lo reclama del mundo, se lo saca del mundo, se le quita al mundo y se lo entrega a Dios. También se le puede quitar de las garras del demonio, por lo tanto, el bautizado tiene también el poder de Dios de arrebatarle una persona al mismo demonio. Tan solo diciendo: “con el poder del sacramento de mi bautismo yo te bendigo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”, y el Espíritu Santo hace el resto; También, “con el poder del sacramento de mi bautismo te saco del mal y te declaro mi hermano en Cristo, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”, y el Ejército Celestial hace el resto. Porque estamos en el mundo para hacer el bien, porque rescatar a nuestros hermanos es voluntad de Dios y nos identifica con Cristo.

Ahora, el bautizado ya se dirige a Dios como su hijo, y lo llama “Padre nuestro”, porque ya no está solo, es parte de Cristo, es parte del cuerpo de Cristo, su Iglesia. Por eso, aún cuando el bautizado se encuentre físicamente solo, no está solo, es parte de Cristo, es parte de la Iglesia, y se dirige al Padre desde Jesucristo con su iglesia y por Jesucristo.

Bautizarse significa nacer de nuevo. El sacerdote pronuncia la fórmula: “fulano/a, yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”, vuelca sobre su cabeza un poco de agua bendita, y el Espíritu Santo hace el milagro de hacerle morir al hombre viejo y resucitarle en Cristo a la vida nueva según Cristo muerto y resucitado, hombre nuevo a imagen y semejanza de Dios. El agua es un signo visible que indica y muestra lo que Dios hace en el bautizado y los ojos no lo pueden ver, porque el bautismo lava, limpia y purifica el alma del bautizado, la deja sin mancha y totalmente pura y blanca, por eso también se acompaña este sacramento con un alba blanca para los adultos y una capita blanca para los niños, como signo del estado actual del alma del recién bautizado.

También, en algún momento de la celebración, se enciende una vela, porque el hombre es simplemente una vela que solo por el bautismo recibe la luz que es el mismo Cristo que dice “yo soy la luz”. El bautizado es portador de Cristo. Donde va debe alumbrar, debe ser verdad y debe dar vida. Esta luz jamás se la debe apagar. La comunidad debe ayudar y proteger esta luz, debe cuidar que el alma impecable no se manche, y Juntos a la Excelsa Madre de Dios María Santísima (y por ser bautizados, parte de Cristo, también es madre nuestra), vivir en la verdad y ser signos de vida.

El bautizado es sacerdote, y debe ejercer su sacerdocio en todas partes y lugares donde se encuentre, bendice a sus padres, sus hijos, sus amigos y enemigos. Bendice sus alimentos, su trabajo, sus proyectos. Da gracias a Dios por todo ello, y se lo entrega todo como ofrenda de acción de gracia y un profundo gesto de amor.

En el bautismo, vida nueva, recibimos, además, los siete dones del Espíritu Santo: “Sabiduría, Entendimiento, Consejo, Fortaleza, Ciencia, Piedad, y Temor de Dios”. Estos se llaman “dones de santidad”, y sirven para acompañar al bautizado a evolucionar hacia la perfección, transformarse en Cristo, ser santos. Por lo tanto, cuando alguien es bautizado en la Iglesia Católica, sea recién nacido o adulto, recibe este regalo como dentro de un paquete que luego en la vida habrá que saber abrirlo, conocerlos y disfrutarlos, para ser cada vez más hombre, para ser cada vez más mujer. Con este paquete de regalos abierto ya se puede ser sacerdote, profeta y rey desde el Reino de Dios en el mundo.

Cada bautizado debe tomar conciencia que es el mismo Cristo caminando en el mundo. Para esto se necesita fidelidad, ser parte del proyecto redentor de nuestro Señor Jesucristo. Ser fiel significa no traicionar este proyecto, porque traicionar el proyecto se llama pecado. Pecado significa estancamiento humano, involución, animalización, materialización de lo humano. Esto ofende a Dios porque Él nos recibió como hijos suyos para que seamos como Él, perfectos, santos, y no animales ni vegetales ni objetos materiales, sino hombres y mujeres verdaderos.

Hemos visto que parte del bautismo significa muerte. Cuando Cristo muere en la cruz ha pagado con su propia vida el valor de cada persona del mundo, desde la cruz redentora el Señor nos dio el perdón y la redención, por eso de ahora en más, no te vendas ni te alquiles, no te prostituyas, no te drogues ni anestesies, no te hagas homosexual ni lesbiana. Mantente siempre bien despierto y sobrio, y con tus ojos y corazón bien abiertos, porque tu vida vale mucho, ¡tu vida vale la vida de Dios!

Entonces, a tí que estás leyendo: "Con el poder del sacramento de mi bautismo yo te bendigo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo". Amén.




Editado el 18/11/09 - 0,44 hs.


--o--
Notas relacionadas:
--o--

6 comentarios:

  1. Querido amigo..... gracias por tus pensamientos y por jugarte por la Verdad.... como en nuestras tantas reuniones diarias en la pension.... siempre en la busqueda de la Verdad dela mano de Cristo... Que Dios te bendiga.... Pablo Burguener

    ResponderEliminar
  2. Querido amigo..... gracias por tus pensamientos y por jugarte por la Verdad.... como en nuestras tantas reuniones diarias en la pension.... siempre en la busqueda de la Verdad dela mano de Cristo... Que Dios te bendiga.... Pablo Burguener

    ResponderEliminar
  3. Juan! que lindo testimonio. Muchas gracias por compartir tu fe y amor a Cristo. sabe que con esto me ayudaste mucho y en enero vas a ayudar a muchos jovenes del todo el pais.
    Que Dios te bendiga- Paty- Bs as.

    ResponderEliminar
  4. Espero que Dios, nos siga dando satisfacciones como la de este testimonio. Muchas gracias por compartir lo.

    ResponderEliminar
  5. La Biblia demuestra que el bautismo es un acto en conciencia donde solo personas con un eleccion lo hacen. Jamas se muestra a un lactante de dias asumir un contrato tan grande como para entregar su vida en un hecho de fe u obligarlo a hacerlo. Hasta el propio Cristo fue a bautizarse a la edad cercana a los 30 años y no fue desarrollado en la edad de tiernos dias, siendo que los ezenios ya practicaban el bautismo en agua.

    El bautismo siempre ha sido por inmersion en agua y no por una rocio de gotas.

    La Biblia indica que los Hijos de Dios tendran la resurreccion. Si fuese correcto el que un lactante se bautizara y queda convertido en "hijo de Dios" entonces cuando crece y se hace ateo, ¿tambien sera resucitado? siendo que Pablo hablo a las claras que no hay porcion entre cristiano y ateo.

    Los Hijos de Dios son los que seran levantados en resurreccion. No aquellos que no aguantan hasta el fin y que no cumplen con la voluntad de Aquel.

    De ahi que hasta el propio Cristo dijese a los miembros fariseos que eran hijo del diablo, siendo que ellos caminaban con las leyes de Moises dadas por el propio Dios en el Sinai.

    Finalmente, ¿cuando es que Adan fue bautizado para que llegase a ser desde un inicio un hijo de Dios? Siendo asi, ¿Adan fue levantado en resurreccion? Si eso fuese asi, que fue levantado en resurreccion, entonces Dios mintio cuando le dijo en el Genesis: 'ciertamente moriras' siendo que su opositor le estaba diciendo que aun cuando pecase 'no moriria', ya que nego esa afirmacion. El hebreo del Genesis demuestra a las claras 2 corrientes de pensamiento, y la corriente de pensamiento del Dios Biblico es: 'moth ta muth' (muriendo moriras): no hay vida despues de la muerte a menos que la persona acepte con conciencia y dedicacion de vida al Cristo para que sea resucitado EN EL ULTIMO DIA para que asi nazca de la muerte a la vida en la resurreccion.

    Si te hubiese tocado ser Adan, ¿en cual de las 2 corrientes de pensamiento hubieses creido?: 'muriendo moriras' o a quien negaba esa afirmacion?. Adan creyo en la 2a y no fue resucitado y se necesito que el Cristo tuviese que venir para poder morir para todos aquellos seres humanos que quieran llegar a ser hijos de Dios mediante la herencia que solo el Cristo entrega.

    Si Adan hubiese sido resucitado por C R E E R que era hijo de Dios, entonces el sacrificio del Cristo estaria demas, ya que la resurreccion ya funcionaba desde antes de que el Cristo viniese y por lo tanto existiria mas de un camino para llegar a vida eterna (Pecando tambien se llegaria) y eso haria al Cristo un mentiroso cuando el dijo que era el unico camino para ese hecho, ya que eso lo conduce a ser un mentiroso mas, tal como su opositor, el cual es el gran falseador. Pero sabemos que el Cristo se denomino el unico camino, la VERDAD y la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deberías leer el Catecismo de la Iglesia Católica, veo que dónde estás no te han enseñado bien.

      Eliminar